19 de septiembre de 2021, 12:04:12
Cultura

En su centenario


El existencialismo De Beauvoir sobrevive en dos nuevas ediciones




La publicación de una nueva edición de dos obras autobiográficas de Simone de Beauvoir, filósofa y novelista francesa existencialista, mantiene vivo su espíritu cuando se cumplen cien años del nacimiento de la autora, referente del feminismo europeo moderno. "Memorias de una joven formal" y "Una muerte muy dulce", editados por Edhasa Literaria, contribuirán este mes de enero a conmemorar su persona como símbolo de compromiso político y social.

En "Memorias de una joven formal", primer volumen de su autobiografía publicada hace cincuenta años, recrea la infancia de una joven en el seno de una familia católica y burguesa regida por principios tradicionales, a imagen y semejanza de su propia familia. El relato, cargado de sus tesis existencialistas, conduce a su protagonista, a medida que madura, a la pugna por conquistar la libertad que su entorno familiar le niega, al tiempo que intenta hacerse con un nombre en el ambiente intelectual de la época.

En "Una muerte muy dulce", la autora francesa desarrolla una de las constantes que caracterizan su obra literaria como es la preocupación por la muerte, especialmente tras el fallecimiento de su madre, que lleva a De Beauvoir a una profunda reflexión sobre la naturaleza de la muerte y las relaciones entre los seres humanos.

La obra autobiográfica de De Beauvoir la completan los títulos: "La fuerza de la edad", de 1960, que corresponde a la madurez, "La vejez" de 1970 y "En resumidas cuentas", del 1972.

Vida de compromiso
Simone de Beauvoir, nacida en París en 1908, se licenció en Filosofía y Letras en 1931 y ejerció la enseñanza hasta 1943. Ese mismo año se inició como novelista con "La invitada", obra en la que se daba un nuevo enfoque psicológico a los personajes y que le supuso la fama inmediata. En posteriores novelas, como "La sangre de los demás", de 1944, y "Todos los hombres son mortales", de 1947, trató de ilustrar las tesis intelectuales del existencialismo.

En "El segundo sexo" (1949), que fue uno de los pilares intelectuales de la posterior revolución feminista, analizó a las mujeres en la sociedad.

Obtuvo el premio Goncourt en 1954 por su obra "Los mandarines". Otras novelas suyas son "Las bellas imágenes" (1966) y "La mujer rota" (1967).

De Beauvoir viajó por todo el mundo y reflejó las experiencias vividas en Grecia, Italia, Europa central, Estados Unidos, China e Hispanoamérica en los libros de viaje "America día a día" (1952) y "La larga marcha" (1957).

Fue discípula y compañera de Jean Paul Sartre y participó de sus concepciones literarias y filosóficas que plasmó en sus ensayos. Algunos de ellos son "¿Para qué la acción?" (1944), "Para una moral de la ambigüedad" (1947), "El existencialismo y la sabiduría de las naciones" (1948) y "Cuando predomina lo espiritual" (1981).

Tras la muerte de Sartre en 1980, publicó "La ceremonia de los adioses" (1981), libro que suscitó polémica en Francia, pues narra los diez últimos años de la vida del filósofo y escritor. Cinco años después, el 14 de abril de 1986, fallecía la escritora a los setenta y ocho años en París, a consecuencia de un edema pulmonar.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es