17 de abril de 2021, 14:13:26
Opinión


Tongo en el fútbol argentino



Argentina, un país donde el fútbol es más que un deporte, asiste estos días a un curioso debate sobre el nuevo formato de su liga. El asunto ha levantado una enorme polémica, ya que la Asociación de Fútbol Argentina -AFA- ha decidido fusionar la primera división con la segunda, creando así un campeonato de 38 equipos, y donde River Plate tendría cabida, a pesar de verse recién descendido de categoría. A nadie escapa que éste y no otro es el fin último de la AFA, por cuanto el resto de explicaciones ofrecidas al respecto resultan de lo más peregrino.

River es un club histórico y mítico. De primera, sí, pero descendió a segunda por deméritos propios. Otros equipos con el mismo prestigio en otros países han sufrido algo semejante y no por ello sus respectivos campeonatos han modificado las reglas de juego. El fútbol argentino bien podría haber sobrevivido una temporada sin su clásico más señero, River-Boca. Su máximo dirigente, Julio Grondona, debería haber sopesado las consecuencias de una decisión que deja en muy mal lugar la seriedad de la AFA. Y que pone de manifiesto que algunos partidos no se ganan en la cancha, sino en los despachos. Eso no es juego limpio: significa ser vivo –término que ha destruido al país- y hacerse trampas en el solitario. Algo que los argentinos debían evitar. En todo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es