25 de septiembre de 2021, 6:40:20
Los Lunes de El Imparcial

RESEÑA


Víctor Morales Lezcano: Miscelánea mediterránea


Víctor Morales Lezcano: Miscelánea mediterránea. UNED, Madrid, 2011. 107 páginas. 8,93 €


Venturosa antología de trabajos, cuya condición originariamente dispersa y aún oratoria podría hacerlos pasar inadvertidos, es lo que nos ofrece Víctor Morales Lezcano en su Miscelánea mediterránea. Trabajos complementarios, con tiempo -lógicamente en algunos casos más que en otros- de ser reescritos tras haber sido dichos y situados a caballo entre el quehacer constante y el sobresalto del acaecimiento. Textos, todos ellos, que versan de una u otra manera sobre el Mediterráneo. Espacio y objeto de estudio a los que Morales Lezcano ha dedicado una vida desde lo que él mismo denomina como “inclinación historiográfica”. En relación al método poco más cabe decir, excepto que el autor no rehúye, antes al contrario, busca, el diálogo con la poesía y la geografía, la creación literaria, la politología y la comprensión de la fuerza central del hecho religioso. Cierto, en la miscelánea se piensa históricamente un ámbito de contacto, de superposiciones culturales, de solapamientos varios y, necio sería el ocultarlo, de conflictos.

El lector debe saber, creo, que hay en el quehacer de Morales Lezcano una suerte de filiación que le lleva a rehuir la mirada complaciente y la perspectiva afligida, a laborar los conceptos y los análisis desde una condición intelectual que adhiere a la España disidente, a esa España intelectual que mira al espacio y a los pueblos de la otra ribera, o a los de los confines orientales, porque precisa interrogarse y saberse en su tiempo y en su lugar.

En relación a los contenidos podría procederse, a efectos explicativos, a distinguir tres grandes parcelas. La primera, la relativa a las reflexiones globales, a la manera de Braudel, autor del que se reivindica, razonadamente, su obra seminal: La Méditerranée et le Monde Méditerranéen a l'époque de Philippe II . La segunda, objeto de atención constante en el quehacer de un autor ajeno a las pasiones nacionalistas, las específicas relaciones hispano-marroquíes. Aquí, el lector no encontrará otra cosa, que no es poco, que el saber acumulado de años, puesto al servicio de la elaboración de perspectivas de presente. Algunas de las piezas, véase, por ejemplo, la conferencia sobre los nexos entre Madrid y Tetuán en tiempos de la República, aunque breves, abren todo un universo. Los materiales de estos dos ámbitos estaban ya listos para imprenta a finales de 2010. Se produjo entonces lo inaudito. Y el especialista acudió a entender y a orientar. La tercera parcela, de la que ya habrán tenido oportunidad de disfrutar los lectores de El Imparcial, es, pues, una selección de las crónicas y análisis que Morales Lezcano ofreció desde este periódico digital a raíz de las crisis -¿revueltas? ¿revoluciones?, dilema al que también se nos responde- vividas a principios de 2011 desde Túnez a Egipto. Una historia en absoluto cerrada, una problemática de nuestro tiempo, central. Al fin y al cabo, como se nos recuerda, en las últimas dos décadas el Mediterráneo ha adquirido una renovada importancia.

El volumen concluye con una equilibrada indagación sobre la partisana cuestión de la memoria y el enjuiciamiento histórico. En este caso, sin otra preferencia que aquella de la que es deudora el saber historiográfico.



Por Ángel Duarte

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es