18 de enero de 2020, 5:24:51
Mundo

REVUELTAS ÁRABES


Disidentes sirios anuncian la unificación de la oposición bajo Consejo Nacional


Representantes de la oposición siria han manifestado su deseo de crear un Consejo Nacional Sirio que aglutine todas las corrientes y dirija la revuelta contra el régimen de El Asad. Mientras, la ONU ha aprobado su primera resolución al respecto del caso sirio alentada por la UE. El organismo enviará una comisión independiente para investigar posibles crímenes contra la humanidad. China, Rusia, Ecuador y Cuba han votado en contra.


Representantes de la oposición siria anunciaron este martes en Estambul el inicio de los trabajos para unificar a todas las corrientes bajo un Consejo Nacional Sirio (CNS) que dirija la revuelta contra el régimen de Bashar El Asad y se haga cargo del gobierno tras una eventual caída del presidente.

Así lo anunciaron en rueda de prensa en un hotel de Estambul tras cuatro días de negociaciones entre las diversas facciones, personificadas por 60 delegados de la oposición en el exterior, entre representantes de los Hermanos Musulmanes y de los partidos laicos, así como de la población kurda y las tribus árabes. Incluso participaron disidentes de la minoría religiosa alauí-nusayrí, a la que pertenece la familia Asad y la elite política y militar de la república árabe.

"La diferencia entre las anteriores reuniones y ésta es que en aquellas sólo decidimos mostrar nuestro apoyo a la revuelta contra Asad, mientras que en ésta hemos decidido juntar a todas las fracciones de la oposición bajo el mismo paraguas", explicó a EFE Khaleed Khoja, uno de los integrantes del comité preparatorio del CNS.

De acuerdo a este disidente, la oposición en el interior, con la que están en contacto, les ha transmitido su apoyo a la creación del CNS. "Nuestro objetivo es crear una hoja de ruta que presentar a la comunidad internacional sobre cómo llenar el vacío de poder que dejará el régimen de Asad cuando se vaya", dijo.

Así mismo, los opositores reafirmaron su llamamiento a que la lucha contra Asad sea pacífica y su rechazo a una intervención militar extranjera como en el caso de Libia.

"Nos alegra mucho lo que ha ocurrido en Libia, pero el movimiento libio no es un ejemplo para nosotros. Hemos decidido que no nos armaremos y que nuestra lucha será completamente pacífica", afirmó

LA ONU APRUEBA UNA RESOLUCIÓN ALENTADA POR LA UE

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó este martes la represión del régimen sirio de las manifestaciones de la oposición y aprobó el envío urgente a Siria de una comisión independiente que investigue posibles crímenes contra la humanidad.

El Consejo, reunido durante dos días con carácter extraordinario, aprobó la resolución presentada por Polonia en nombre la Unión Europea y con el respaldo de Estados Unidos, con 33 votos a favor, 4 en contra -Rusia, China, Cuba y Ecuador- y 8 abstenciones.

La UE y EEUU destacaron públicamente el amplio respaldo recibido por la resolución, que busca incrementar la presión sobre el régimen de Bacher al Asad, aunque fuentes diplomáticas expresaron cierta decepción por el contundente rechazo de Rusia y China, países que disponen de derecho a veto en el Consejo de Seguridad.

Antes de la votación, las delegaciones rusa y china expresaron de manera conjunta su rechazo a la resolución por considerar que tiene "fines destructivos y busca desestabilizar la situación en siria".

Rusos y chinos instaron al Consejo de Derechos Humanos a recordar la importancia del respeto a la Carta de Naciones Unidas en lo que se refiere a las normas internacionales, el respeto a la soberanía de las naciones, su independencia y su integridad territorial.

"Hay que hacer todo lo posible por entablar un diálogo en Siria con participación de todas las partes", dijo el representante chino, que pidió al Consejo que hiciera gala "de una actitud objetiva y se basara en una información correcta para tomar su decisión".

Las delegaciones de ambos países declararon el lunes, en la primera jornada de esta reunión especial del Consejo, que no se puede culpar solo al Gobierno de Damasco de la violencia y hoy subrayaron que con esta condena dirigida únicamente al régimen "solo complicará la situación y afectar a la resolución del conflicto".

El embajador de Siria ante la sede de la ONU en Ginebra, Faisal al-Hamwi, manifestó por su parte que la resolución es un texto "político y desequilibrado al cien por cien" y consideró que "envía un mensaje erróneo sobre el deterioro de la situación en mi país".

"Los autores de este proyecto de resolución se han negado a responder a las numerosas tentativas para modificarlo para que fuera más equilibrado y responda al espíritu del Consejo", dijo.

El texto es "el reflejo de una clara voluntad de intervenir políticamente en un país independiente y soberano", denunció el embajador sirio, que expresó la disposición de su Gobierno de recibir a la misión independiente que propone la resolución para investigar presuntos crímenes contra la humanidad.

No obstante, Al-Hamwi matizó que la visita de esa misión, con la que la ONU quiere investigar lo ocurrido desde el pasado mes de julio, podrá realizar su trabajo una vez que el Gobierno sirio complete las reformas aprobadas para democratizar el país.

En este sentido, la enviada estadounidense, Eileen Chamberlain Donahoe, declaró a los medios tras el Consejo que "las acciones hablan más que las palabras" y que hasta la fecha Damasco "no nos ha ofrecido las bases para confiar en las palabras dichas".

"Tenemos pruebas de que ayer (lunes) los trabajadores de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU que viajaron a Damasco fueron recibidos con vítores por la multitud. Cuando se marcharon, las fuerzas de seguridad abrieron fuego", aseguró Donahoe.

"Las promesas no significan mucho cuando tienes a las fuerzas de seguridad disparando contra la multitud", agregó la diplomática estadounidense, que consideró que "la posición pública del Gobierno de Siria todavía no quiere reconocer la realidad sobre el terreno y las atrocidades que se siguen cometiendo a fecha de hoy".

Donahoe restó importancia al voto en contra de Rusia y China, al considerar que "existe un creciente consenso en la comunidad internacional que apunta a que el régimen de El Asad ha perdido su legitimidad y a que El Asad debería abandonar el poder".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es