14 de diciembre de 2019, 15:19:13
Deportes

crónica deportiva


España prosigue la reconquista de su trono en la cima del deporte


El fin de semana se cerró con una sublime exhibición de los deportistas españoles. La jornada arrancó con un triplete en el Gran Premio de San Marino de motociclismo y concluyó con una muestra de podría de la selección de baloncesto ante Lituania, uno de los favoritos del Eurobasket y equipo anfitrión. Además, Nadal y Ferrer brillaron en el US Open y Cobo asestó un golpe crucial en la Vuelta España. La única sombra llegó del Mundial de atletismo coreano: un sola medalla, la peor marca de su historia.


El deporte ofreció una amplia y variada oferta de citas de alto nivel en la que nuestros representantes se enfrentaban a duros rivales. El foco de interés español se centró en la nueva etapa del mundial de motociclismo, en el complicado enfrentamiento ante Lituania en su torneo, la participación de nuestros representantes en el Grand Slam americano de tenis y en la ya mítica cima del Angliru.

El primer paso de la espectacular jornada deportiva se vivió en el circuito de Misano. Sobre el asfalto, los representantes españoles se debían enfrentar a colosos de la talla de Casey Stoner, Sebastian Bradl o Zarco, con el objetivo de recuperar terreno para seguir soñando con otorgar otro campeonato del mundo al palmarés nacional. Sin embargo, con los pilotos sobre la moto, el temor a los rivales peleones se trasladó a la amenaza de lluvia.

El “peligro” meteorológico se convirtió en la mayor preocupación de Jorge Lorenzo y Marc Márquez, que vencieron con comodidad y se acercaron un poco más a la reconquista de sus mundiales respectivos. La única carrera que mantuvo la incertidumbre hasta el final fue la de 125 centímetros cúbicos. Zarco y Terol peleaban por el triunfo en las últimas curvas pero un error ridículo del piloto francés –que perdió la carrera por mirar hacia atrás casi en la línea de meta- le otorgó una nueva alegría a Nico, que se confirmó como candidato principal a llevarse el gato al agua al final de año.

El segundo escalón hacia el estrellato que superó el deporte español situó la atención en la Vuelta. Con el Angliru como final de etapa, el pelotón se recorrió a gran velocidad las carreteras asturianas, como si desearan llegar cuanto antes al gigante final, no por el placer de subir uno de los puertos más famosos del ciclismo mundial, sino por pasar el mal trago cuanto antes. Llegados a las primeras rampas duras (de más del 20% de desnivel), el grupo de los favoritos se despedazó y el “tapado” surgió para aceptar el papel protagonista de la carrera. Juan José Cobo lanzó un hachazo que sentenció a propios y extraños.

Wiggins cedió el maillot de líder y Nibali sus opciones de título. Nadie pensaba en Cobo como candidato a la victoria final y, tras esta exhibición, casi nadie piensa que se le pueda escapar la ronda española. El ciclista de Geox se ha confirmado como la alegre sorpresa de una carrera que, después del derrumbe de Joaquim Rodríguez, parecía destinada a caer en manos de un corredor foráneo. A una semana del final, el Angliru ha acogido el renacer del ciclismo nacional.

Rafa Nadal y David Ferrer continuaron la brillante inercia de la jornada dominical y se clasificaron para los octavos de final del US Open. El tenista balear recuperó su tono y doblegó a Nalbandian con comodidad. El alicantino, por su parte, arrolló a Mayer y se encamina a la siguiente fase con toda la confianza que su tenis le ha otorgado en esta fase.

Por último, la selección de baloncesto sacó su mejor versión ante el rival más complicado que se le ha cruzado hasta el momento en el Eurobasket 2011: Lituania. Con una salida estelar basada en la actividad de Calderón y Navarro, la línea de tres funcionó con soltura y la pintura aportó lo necesario para arrodillar a la rebelde selección lituana. Cuatro partidos, cuatro victorias. Pero, lejos de la frialdad de los datos, el juego de nuestro combinado ha crecido hasta un nivel casi perfecto. Pau Gasol realizó su peor partido del torneo debido a la arrolladora efectividad de sus compañeros. El defensor del cetro europeo defendió su condición con un rendimiento cercano a la excelencia.

Además, se abrió la temporada de balonmano con la Supercopa española. El Balonmano Atlético de Madrid tumbó al Barcelona Borges en su estreno (33-26) con récord de aforo incluido. La nota negativa del fin de semana fue la confirmación de la debacle sufrida en el Mundial de Atletismo de Daegu. La representación nacional cosecho tan solo una medalla, la peor participación de nuestra historia. La calamitosa situación se escenificó en la participación Ruth Beitia –saltadora de altura- y Concha Montaner –saltadora de longitud- en el equipo de relevos de 4x100. Una participación que debe provocar la reflexión de los profesionales y rectores del atletismo en España.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es