18 de septiembre de 2021, 22:15:16
Nacional

POLÉMICA LINGÜÍSTICA EN CATALUÑA


El modelo de inmersión lingüística es "innegociable, según Homs


La consejera de Enseñanza en Cataluña (TSJC), Irene Rigau, se ha mostrado convencida de que se encontrará una solución al conflicto planteado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a incluir el español como lengua vehicular en las aulas de esta comunidad autónoma. Aún así, mientras ellas cree que el 2 de noviembre no pasará nada, el portavoz del Gobierno de Artur Mas ha declarado "innegociable" el modelo de inmersión lingüística y este martes se debatirá el contenido del recurso que presentarán contra la sentencia del TSJC.


El auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha encendido la polémica sobre la enseñanza en catalán y en español en las aulas de esta comunidad. El Gobierno de Artur Mas no quiere ceder las conquistas que el Estatuto catalán, avalado por el Tribunal Constitucional, le otorgó en esta materia y que condujo a que en muchas aulas el catalán fuera lengua vehicular y el castellano dejara de impartirse.

Este lunes, la consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau, ha manifestado su confianza en que se encontrará una solución al conflicto planteado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). "Al final se nos dará la razón y la tranquilidad a la comunidad educativa del país", ha dicho, después de remarcar que la sentencia arranca de tres casos "puntuales".

"Las declaraciones del ministro de Justicia me dan esperanza, tenemos que poner el acento en los casos particulares y, a nuestro entender, nos acogemos perfectamente a la sentencia", ha defendido la consejera, que ha abogado por atender a todas las familias a partir del modelo actual.

Aún así, la esperanza de Rigau se basa en su convicción de que el 2 de noviembre, fecha desde la que debe cumplirse el mandato del TSJC, no pasará nada, ya que la Generalitat no piensa separar a los niños por razón de lengua. "En el patio los niños acabarían jugando en el equipo de los catalanoparlantes contra el de los castellanoparlantes".

Así, Rigau ha vuelto a defender que la Generalitat tiene potestad de determinar la proporción de cada lengua en las aulas, y ha manifestado su disposición a atender a los casos concretos de las familias demandantes, "pero no cambiar todo el sistema".

Mañana martes, se debatirá en el Gobieno catalán el recurso que Rigau anunció el pasado viernes contra la sentencia.

En una línea más dura, el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha declarado "innegociable" el modelo de inmersión lingüística en la escuela catalana. También, ha advertido al PP de que si quiere modificar la ley, "se topará con una inmensa mayoría de las fuerzas políticas" en el Parlament.

Asimismo, Homs ha agradecido a todos los partidos políticos catalanes, excepto Ciutadans y el PPC, por apoyar la inmersión lingüística puesto que, ha dicho, esta es lo que "ha hecho funcionar a la escuela" en Cataluña.


LOS JUECES INSTAN A CUMPLIR EL AUTO
Las principales asociaciones de jueces han instado a la Generalitat a cumplir el auto al margen de la polémica política.

Así lo han expresado tras el rechazo de todos los partidos catalanes, a excepción del PP y Ciutadans, al auto del TSJC y del primer sindicato de maestros, USTEC, que ha pedido a los docentes que desobedezcan al tribunal.

El secretario general de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), José Antonio Ballesteros, ha señalado que el respeto a las normas es un aspecto consustancial al Estado de derecho y la democracia, donde todas las instituciones están obligadas a cumplir la ley y las resoluciones firmes de los juzgados y tribunales.

"Las opiniones políticas son libres, de forma que cada uno puede manifestar aquello que crea conveniente y criticar las resoluciones judiciales", en ejercicio del principio de la libertad de expresión, pero las instituciones deben respetar la ley porque, de lo contrario, no sería posible la convivencia democrática, ha explicado Ballesteros.

Ha precisado que el TSJC ha dicho que la transmisión de conocimientos en Cataluña debe hacerse en lengua castellana cuando así lo solicite un ciudadano, lo que, en su opinión, puede generar un debate en términos políticos, pero no debe cuestionarse el cumplimiento de la resolución judicial.

El portavoz de Jueces para la Democracia (JpD), José Luis Ramírez, ha asegurado que el auto declara que el sistema de inmersión lingüística vigente en Cataluña es constitucional y que se deben buscar soluciones para aquellos casos concretos en que los padres quieran que su hijo sea educado en castellano.

"No hay un problema lingüístico, ni jurídico", ha señalado Ramírez, quien ha atribuido la polémica política a interpretaciones interesadas del contenido de la sentencia.

Tras afirmar que hay que partir del principio básico de que las sentencias se deben cumplir en un Estado de derecho, ha instado a la Generalitat de Cataluña a articular los mecanismos para dar cumplimiento a lo establecido en el auto, lo que no significa que el mismo "cuestione todo el modelo lingüístico y educativo en Cataluña".

Por su parte, el portavoz de la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria (AJMFV), Marcelino Sexmero, ha exigido a la Generalitat de Cataluña el inmediato cumplimiento de la decisión judicial, que está amparada en sentencias del Tribunal Constitucional (TC) y del Tribunal Supremo (TS).

Sexmero ha resaltado que "cuando los tribunales adoptan decisiones judiciales no entienden de política y, una vez adoptadas, el Estado de derecho exige que las administraciones cumplan con lo que dicen los tribunales".

El portavoz del Foro Judicial Independiente (FJI), Javier Varona, también ha subrayado que la Generalitat de Cataluña debe cumplir el auto del TSJC por considerar que "es perfectamente claro desde el punto de vista jurídico", aunque se discrepe de la solución que se da desde el prisma "político".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es