21 de enero de 2020, 1:35:12
cine

crítica de cine


La Deuda: Hellen Mirren al servicio del Mossad


Cartel de lujo para el remake norteamericano de la cinta israelí “Ha hoy”. Helen Mirren encabeza el reparto en 'La Deuda', película dirigida por John Madden y que narra la persecución de un peligroso criminal nazi en el Berlín Este de los años 60.


Un atractivo reparto encabezado por la actriz británica Helen Mirren es el principal reclamo de La Deuda, el remake norteamericano de la cinta israelí “Ha hoy” estrenada en 2007 y dirigida por Assaf Bernstein, que narra la persecución de un peligroso criminal nazi en el Berlín Este de los años 60 por parte de un comando especial de los servicios de inteligencia israelíes.

El director británico John Madden, conocido especialmente por su oscarizada cinta “Shakespeare in love” dispuso para este thriller de fuerte contenido emocional un rodaje itinerante que se llevó a cabo de forma cronológica entre Londres, Budapest y Tel-Aviv. La intención, de acuerdo con sus propias declaraciones, era la de insuflar en los actores toda la tensión que requieren sus atormentados roles y hacer absolutamente creíble el crescendo dramático. De este modo, el inicio de la acción, que se sitúa en el año 1997, sirve para presentarnos al personaje interpretado por Helen Mirren, la única integrante femenina del comando del Mossad encargado de encontrar al criminal nazi bautizado como el “Cirujano de Birkenau” y que enseguida se convirtió en una heroína nacional. En los primeros minutos del largometraje la vemos recibiendo un emotivo homenaje durante la presentación del libro que cuenta su valiente hazaña y que ha escrito su propia hija,
Conocemos a continuación a los otros dos agentes que ejecutaron junto a ella la operación, interpretados por el siempre solvente Tom Wilkinson y por Claran Hinds. Sus caminos vuelven a cruzarse por culpa de los cabos sueltos que quedaron durante aquella operación y que de repente amenazan con romper en pedazos las más o menos apacibles existencias de los agentes, ya retirados. Es el punto de partida para que, a través de flashbacks que nos trasladan al Berlín Este de 1965, conozcamos lo que ocurrió realmente esas semanas. Sam Worthington, Jessica Chastain y Marton Csokas son los actores que dan vida a los agentes con 35 años menos y son, en realidad, con excepción del duro e impactante final que interpreta con intensidad la oscarizada actriz británica, sobre quienes recae el peso de toda la cinta.

No obstante, es el personaje del criminal nazi a quien pretende dar caza el Mossad el que ofrece la interpretación más destaca, la que marca la diferencia y hace que el remake merezca de verdad la pena. Jesper Christensen da vida de forma excepcional a Dieter Vogel, conocido como el “Cirujano de Birkenau”, y consigue encarnar el mal absoluto con todo su correspondiente abanico de matices, grados y facetas. Quien fuera uno de los exterminadores más temidos y recordados por los escasos judíos que pudieron escapar de sus fatales experimentos científicos, toma vida de la forma más creíble en manos de este gran actor. Por otra parte, el guión escrito por Matthew Vaughin, Jane Goldman y Peter Straughan es en lo referente a este papel en concreto lo mejor de todo el filme. Constituye, sin duda, el catalizador de las reacciones de cada uno de los jóvenes agentes que, a causa de su indeseada y repentina convivencia con el criminal alemán, tendrán que enfrentarse a sus dilemas morales, a sus pasionales sentimientos y a sus intereses personales, que marcarán sus vidas para siempre.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es