24 de enero de 2020, 4:19:55
Sociedad

podría estar herido


Un tiburón de siete metros recorre la costa de Barcelona



Según ha informado un portavoz de Salvamento Marítimo, el tiburón peregrino, de una especie protegida, presenta varios síntomas de estar herido, ya que nada muy lentamente, casi no se sumerge en las profundidades y hace de vez en cuando movimientos extraños, por lo que lo más probable es que tenga clavado algún anzuelo o se le haya enrollado una red.

Ante esta situación, una dotación del Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM), con sede en Premià de Mar (Barcelona), se está dirigiendo esta tarde a Vilanova i la Geltrú para tratar de localizar al escualo para comprobar su estado y tratar de curarlo.

El tiburón peregrino es el segundo más grande después del tiburón ballena y se alimenta de plancton, con la ayuda de su enorme boca, que abierta a lo ancho filtra diminutas partículas de comida mientras deja pasar el agua.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es