23 de enero de 2020, 7:51:43
Opinion


Bildu, desenmascarado



La Fundación de Víctimas del Terrorismo presentaba ayer lunes un informe del Observatorio contra la Impunidad según el cual queda demostrado que “Bildu es un instrumento de la estrategia de Batasuna-ETA”. Añadía Maite Pagazaurtundúa que esta misma contaminación de la banda terrorista se hacía extensiva también a Amaiur -la coalición nacionalista integrada por la izquierda abertzale-, Eusko Alkartasuna, Alternatiba y Aralar, con un atinado símil de “muñecas rusas en cuya última envoltura se halla las serpiente con el hacha -logotipo de ETA”-. Muy pocos serán los que se sorprendan con semejante material probatorio ya que, desde un primer momento, todos los indicios apuntaban a esta dirección.

En informe es concienzudo. En el se ponen de relieve hechos tales como que “una veintena de cargos en ayuntamientos y la Diputación de Guipúzcoa son miembros cualificados de Batasuna, en algún caso, en libertad provisional por causas que se refieren a colaboración con banda armada”. También se da cuenta de una extensa lista de homenajes “tolerados o propiciados” a miembros de ETA, así como diversos actos de enaltecimiento. Corresponde ahora a las autoridades competentes mover ficha. En su momento, Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces ministro del Interior, dijo que “se extremaría la vigilancia” para que Bildu no vulnerase la legalidad. Parece que han sido otros los que han vigilado pero, en todo caso, las pruebas ahí están. Y antes de las elecciones. Aún se está a tiempo de actuar; veremos si hay voluntad para ello.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es