24 de enero de 2020, 4:03:41
Economía

Crónica económica


Fitch muestra a España qué son los recortes


La agencia de calificación de riesgos ha rebajado el rating que asigna a nuestro país en dos escalones, de AA+ a AA-. Y mantiene la perspectiva negativa, es decir, la previsión de que volverá a rebajarnos.


Nuestro país no ha sido el único. También ha rebajado a Italia desde AA-, el nivel en el que ahora está España, a A+, también con perspectiva negativa. Por lo que se refiere a nuestro país, la nota de Fitch, que ha recogido FT Alphaville, dice lo siguiente: “La rebaja recoge principalmente dos factores: La intensificación de la crisis de la zona euro y, en segundo lugar, los riesgos para el esfuerzo de consolidación fiscal de la ejecución presupuestaria de algunas regiones más la revisión a la baja por parte de Fitch de las perspectivas de crecimiento de España a medio plazo”.

Señala el hecho de que la deuda exterior bruta de España (del 169 por ciento del PIB) “no es alto en comparación con la zona euro”, pero la deuda neta exterior (del 91 por ciento del PIB) “es una de las más altas del mundo, lo que refleja una relativa falta de activos españoles en el extranjero”. La cuestión es que tan abultada deuda exterior neta nos hace muy vulnerables al aumento de los tipos de interés.

Lo que más ha influido en la decisión de Fitch es la deuda autonómica. Por el momento supone el 11,1 por ciento del PIB, pero suponen un tercio del gasto público, “por lo que son una parte vital de la necesaria corrección de las finanzas públicas para restituir la confianza y la sostenibilidad de la deuda”.

Recientemente rebajó la calificación de la deuda de varias regiones españolas: Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias. Y amenazó con hacer lo propio con otras cinco comunidades.

Pero atención a sus perspectivas de crecimiento. Dice que España no crecerá por encima del 2 por ciento hasta una vez concluido 2015, y que en todo este período “el desempleo seguirá siendo alto”. No obstante, espera que el crecimiento de España posterior al año 2015 sea superior a la zona del euro. Pero Fitch, que no echa en saco roto los recortes y las tímidas reformas emprendidas por el Gobierno, apunta que es necesario introducir más reformas para el fomento de la competitividad y la productividad de nuestra economía.

En cualquier caso, es interesante que rebaje las calificaciones de España e Italia al unísono, porque incide en la idea de que el destino de las dos grandes economías mediterráneas es más o menos común. Y más o menos negro, todo sea dicho. Aunque Fitch sigue incidiendo, a pesar de las rebajas, en que la deuda de España sigue siendo segura.

En definitiva, el debate que hay en las calles por los recortes palidece ante los recortes que nos hacen las agencias de calificación. Esos sí son importantes, y esos sí pueden llevarnos a una situación muy complicada en la que, apresurémonos en decirlo, todavía no estamos. Como apunta Domingo Soriano en Libre Mercado, la decisión de Fitch es importante porque “una nueva rebaja puede obligar a muchos de estos fondos a vender su deuda española (se sale del rango que tienen establecido por ley)”. Y esos fondos que compran nuestra deuda huirán y el desastre sería mayúsculo. Por otro lado, Soriano recuerda que en principio “todas las emisiones de deuda privada en un país tienen como máxima nota la que se aplica a su Tesoro Público”. Aunque no sea cierto en todos los casos, lo que sí es indudable es que empeora la capacidad de financiación externa de nuestras empresas, lo que les hace menos competitivas. Estos recortes nos afectan a todos, y no sólo a quienes viven de los impuestos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es