21 de noviembre de 2019, 1:57:46
Comunicación

CULTURA EN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS


La cultura digital se imprime en el último número de la revista [i]Telos[/i]


Bajo un título tan amplio como el concepto mismo de su existencia, la revista Telos ha presentado este jueves su último número. La Cultura Digital enfatiza en dos de los conceptos bajo los que nació, hace 26 años, esta publicación de investigación y divulgación en el campo de las ciencias sociales: las nuevas tecnologías y el ámbito de la cultura. Estudiosos de la comunicación y las nuevas redes como Enrique Bustamante o Tíscar Lara han concretado para Telos proyectos tangibles para fijar la relación real entre la cultura actual y lo digital.


Editada por la Fundación Telefónica, la revista Telos ha presentado este jueves su número 88 bajo el título La Cultura Digital. En esta nueva entrega, los editores de una de las publicaciones más prestigiosas de investigación y divulgación en el terreno de las ciencias sociales han querido profundizar en una de las realidades que experimentan más mutaciones parejas al desarrollo de las nuevas tecnologías. Telos enfoca a la cultura actual, que ya no es la que se estudia en los colegios, sino una cultura explosionada en un gran big bang tecnológico: llega más lejos, pero llega “cambiada”.

Tal y como ha explicado el catedrático de Comunicación Audiovisual Enrique Bustamante durante la presentación del nuevo número, las que hoy llamamos nuevas tecnologías han venido a cerrar un proceso que se abrió hace más de un siglo, cuando se empezó a hablar de Industrias Culturales. “Cuando aparecieron los primeros aparatos reproductores, como el fonógrafo, muchos autores y artesanos protestaron contra lo que veían como el pecado de la industrialización y la capitalización de la cultura”, ha argumentado Bustamante, coordinador del dossier central, más docente o ilustrativo, que apoya este número de Telos.

Para el catedrático, Internet o las redes sociales y la conectividad instantánea y global en que se traducen han corrompido “el aurea” o “la mitificación” de lo único que queda de aquel arte o aquella cultura entendidos en sentido clásico: la unicidad del original. “Hoy se puede representar una obra en un lugar físico y retransmitirla online y en directo a medio mundo”, ha ilustrado Bustamante. Al margen del “rechazo de los grandes creadores clásicos”, ha opinado, “lo cierto es que estamos viviendo” gracias a estos procedimientos “una expansión de la cultura como jamás se ha visto en la historia de la Humanidad”.

Concretando la introducción de Bustamante, la vicedecana de cultura digital en la Escuela Organización Industrial (EOI) y una de las articulistas del dossier, Tíscar Lara, ha abogado por canalizar esfuerzos en la aplicación de las nuevas tecnologías a la educación. “Es necesario traspasar las cualidades de transparencia, sostenibilidad, colaboración u horizontalidad, propias de la cultura digital a la educación”, ha opinado.

Para Lara, el camino en este sentido está a medio andar. Considerada una de las pioneras de la blogosfera en España, cree que ya se ha instaurado “más o menos” en el sistema educativo la “apertura y liberación de los contenidos”, definitorios de la era digital, en la aplicación de tecnologías de código abierto o software libre. Sin embargo, ha señalado que el siguiente paso debe ir dirigido al campo de la evaluación de los modelos educativos. “El modelo rígido es propio de una sociedad industrial, no de la sociedad de la información y la comunicación, no en la era digital en la que vivimos”, ha resumido.


Tíscar Lara, Enrique Bustamante, Marcos García y el editor adjunto de Telos y moderador del acto de presentación, José Fernández Beaumont.


Cerrando aún más el ámbito de aplicación de las nuevas tecnologías en la cultura actual, Marcos García se ha planteado en su artículo para el Dossier “en qué medida las instituciones culturales –museos, centros de arte…- que hemos heredado han de transformarse”. Para el responsable del programa cultural de Medialab-Prado, las instituciones culturales actuales no han terminado el cambio necesario desde un modelo de “transmisión de contenidos” a un “modelo de plataforma, en el que los ciudadanos puedan participar en el proceso creativo”.

Según García, en una sociedad digital tendente a difuminar los bordes entre los pares que antes se consideraban opuestos categóricos, del tipo experto/amateur, público/privado u formal/informal, los centros culturales no pueden seguir estableciendo como compartimentos estancos las figuras de emisor/receptor de una obra cultural o artística. Aludiendo a la famosa enciclopedia colectiva online Wikipedia, García ha subrayado el “potencial de la Red para generar conocimiento de manera colectiva” y la necesidad de explotarlo.

Otros ámbitos culturales
Además de los puntos de vista de Lara sobre la educación y el de García –en colaboración con Laura Fernández- sobre las instituciones culturales, el Dossier de este número de Telos aporta también la óptica de Ramón Zallo sobre la paradoja entre la masificación de la cultura y el paralelo control de esa multiplicidad de formas culturales por parte de las grandes corporaciones y el análisis de Javier Celalla sobre la cultura digital en las redes sociales.

Estos cuatro profesionales, ya consolidados, en el ámbito de las ciencias sociales componen el plato fuerte de esta Telos 88: La Cultura Digital. Casi 200 páginas de análisis de la explosión cultural que ha abrazado a las nuevas tecnologías y que, aunque tal y como advierte Bustamante, “precisa de políticas públicas que equilibren algunas de las consecuencias negativas de la irrupción total de la cultura en el mercado”, dibuja horizontes de futuro prometedores.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es