28 de octubre de 2020, 0:59:46
Nacional

CONFERENCIA DE PAZ EN SAN SEBASTIÁN


Los socialistas, encantados, esperan que Eta entregue las armas


El presidente del PSE/EE, Jesús Eguiguren, ha defendido en la conferencia internacional sobre el fin del terrorismo que en el País Vasco no ha habido un conflicto entre dos bandos sino un ataque de una minoría a la convivencia y pluralidad democráticas. El partido ha insistido en la necesidad de que Eta abandone las armas, como también lo ha hecho Urkullu, quien en representación del PNV ha advertido sobre los peligros de la "memoria selectiva" y la necesidad de reconocer a las víctimas. Por su parte, la presidenta de la AVT considera esta Conferencia como una "vergüenza" y "humillación".


La Conferencia Internacional para promover la resolución del conflicto en el País Vasco ha arrancado en San Sebastián con la expectativa por parte de los representantes internacionales y de partidos, sindicatos y patronal de Euskadi, reunidos en el Palacio de Aiete, de consensuar una declaración que exija el final de Eta y propicie nuevos pasos hacia un escenario de no violencia.

En la Conferencia, Iñigo Urkullu ha sido el primero en tomar la palabra. El presidente del PNV exige a Eta durante que "decida y comunique cuanto antes su definitiva desaparición" y aboga por "mirar adelante con el recuerdo de las víctimas, del sufrimiento y del dolor causado". El partido ha colgado en su web el documento íntegro que recoge el discurso de Urkullu.

"El final de la violencia no puede ser un ejercicio de desmemoria, de memoria selectiva o de falsa simetría", defiende el PNV, que insiste en que "el reconocimiento de las víctimas" es el "deber", la "deuda" y la "obligación" de todos.

Urkullu sostiene que "Eta nunca debió existir", ya que "el crimen es siempre el crimen" y "no hay patria, ni religión, ni ideal que justifique un asesinato, ni la coacción, la extorsión o la persecución".

El presidente del PNV reivindica una "paz por paz, sin contrapartidas políticas de ningún tipo", aunque dice "no ser ingenuo" porque "la paz tiene un precio o muchos precios" y "genera intereses contrapuestos", aunque su partido no fija la mirada "en los réditos o los costes particulares que acompañan el fin de la violencia".

"Nuestro interés es el bien supremo de la paz. Estamos dispuestos a aplicar la altura de miras y la generosidad que este bien supremo nos demanda", afirma el PNV.

Tras agradecer a las personalidades internacionales su trabajo en favor del final del terrorismo en Euskadi, Urkullu ha señalado que su partido es consciente de que "la paz no es sinónimo de concordia", pero que para alcanzar esta última resulta necesario "lograr una paz duradera que alumbre un nuevo tiempo", en el que "las nuevas generaciones, por primera vez en muchos años, sepan construir una sociedad alejada del odio y el sufrimiento".

El presidente del PNV considera que para llegar a la reconciliación los vascos necesitarán de la ayuda de instituciones europeas, por lo que reclama "un plan PEACE Euskadi, para contribuir a cimentar la paz y la reconciliación de nuestro país".

Urkullu, que asiste a la conferencia internacional acompañado del dirigente nacionalista Joseba Aurrekoetxea, lee su discurso íntegramente en euskera.

"NO HA EXISTIDO UN CONFLICTO VIOLENTO"

Por su parte, el presidente del PSE/EE, Jesús Eguiguren, ha defendido en la conferencia internacional sobre el fin del terrorismo que se celebra en San Sebastián que "en Euskadi no ha existido ningún conflicto violento con dos bandos enfrentados" sino un "ataque deliberado y sistemático de una banda terrorista".

Eguiguren, que ha participado en la conferencia acompañado por el alcalde de Ermua (Bizkaia), Juan Carlos Totorika, ha agradecido en su intervención la "buena voluntad" de los representantes internacionales que han acudido, a los que ha entregado una copia del plan de paz del lehendakari, Patxi López, y a los que ha pedido que reclamen de forma "inequívoca" a Eta que abandone el terrorismo.

En su discurso, que ha sido facilitado por el PSE/EE, el dirigente socialista ha afirmado que Euskadi tiene "el convencimiento colectivo de que se están cerrando las puertas al terrorismo" y lo ha atribuido a "la firmeza del Estado de Derecho, la acción policial y judicial y a la posición de tolerancia cero frente al uso de las instituciones y los espacios públicos de apoyo a la violencia terrorista".

También ha explicado que el final del terrorismo llega de la mano de la "resistencia cívica de la ciudadanía, el ejemplo de las víctimas, la colaboración internacional y la deslegitimación ética y política de los postulados totalitarios que daban soporte a Eta".

Los socialistas han explicado que los visitantes extranjeros que han acudido a la conferencia han comprobado que "aquí no hay muros de alambre de espino ni patrullas del ejército por las calles", porque en Euskadi "no ha existido un conflicto violento con dos bandos enfrentados sino, fundamentalmente, el ataque deliberado y sistemático de una banda terrorista, de una minoría totalitaria y violenta, a la convivencia democrática y a la pluralidad de la sociedad vasca".

Dicho ataque ha creado en el País Vasco "una desigualdad política entre la ciudadanía", porque "ha habido gente que ha asesinado y gente que ha sido asesinada" y los asesinatos tenían como objetivo "silenciar las voces de los que no compartían el proyecto totalitario de los terroristas".

Tras pronunciar estas palabras, el presidente del PSE/EE ha entregado a los presentes copias del "compromiso por la libertad y la convivencia" presentado por el lehendakari, Patxi López, en el Parlamento Vasco que, entre otros puntos, exige a Eta "que deje todas las actividades terroristas y se disuelva sin contrapartida ni condición".

Eguiguren ha concluido asegurando que su partido hará todos los "esfuerzos" necesarios para lograr el final de la violencia y ha advertido de que nunca ha renunciado "ni va a renunciar" a "incorporar a la democracia a las personas que hasta ahora la han atacado".

"Como el obstáculo que nos separa en el objetivo de conseguir la paz y la libertad sigue siendo la exigencia de Eta, hemos venido a pedir a todos los participantes de esta conferencia que reclamemos a Eta de forma clara, inequívoca y contundente que abandone todas las actividades terroristas sin ninguna contrapartida, tal y como viene reclamando desde hace tiempo la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca", ha sostenido Eguiguren.

LA AVT CONSIDERA UNA "VERGÜENZA" LA REUNIÓN
La presidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha calificado de "vergüenza" la celebración de la Conferencia Internacional de Paz en San Sebastián, cuyos organizadores reclaman el fin de Eta y la implicación del Gobierno de España. Pedraza ha asegurado que es una "vergüenza" que se prepare este tipo de conferencias en un "país democrático donde no hay guerra".

En relación a la posición del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, Pedraza ha apuntado que "esto forma parte de su hoja de ruta" y ha asegurado que se trata, "una vez más", de una "humillación".

Preguntada por los participantes internacionales que acuden a la reunión, Pedraza ha dicho que estos mediadores son para ella "unos incultos", pues no conocen la historia de la banda terrorista en España, ha precisado. "No es un conflicto como dicen, si no unas décadas donde hemos visto cómo asesinos mataban a diario a personas inocentes", ha dicho.

En relación a las declaraciones de la ministra de Defensa, Carme Chacón, sobre la presencia del PSE-EE en la Conferencia de Paz, Pedraza las ha calificado de "indignantes" y ha asegurado que lo que "está haciendo (el Gobierno) es empujar de manera descarada antes del 20-N para hacerse la foto de un final, pero de un final que acabe en tablas en el que no haya vencedores ni vencidos".

"Nosotros no queremos que después de 50 años haya este empujón tan rápido para un final de cualquier forma, queremos una derrota y una derrota total como siempre hemos dicho las víctimas, cuando se disuelva la banda, entreguen las armas y cumplan sus condenas íntegras", ha precisado.

La Conferencia de Paz, que está organizada por Lokarri y el Grupo Internacional de Contacto (GIC) junto a otras entidades especialistas en resolución de conflictos y el abogado sudafricano Brian Currin, acoge este lunes la intervención de casi 50 invitados, con representantes del PNV, del PSE-EE, de la Izquierda Abertzale, de EA, de Alternatiba, de Aralar y representantes de varios sindicatos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es