8 de abril de 2020, 20:49:21
Entrevistas

ACTRIZ


María León: “La Concha de Oro me va a dar un empujón muy grande, pero no me quiero perder nada en el camino”


Después de erigirse como una de las tres preseleccionadas para representar a España en los Oscar de Hollywood y cosechar un aplauso unánime en el Festival de Cine de San Sebastián, este viernes llega a los cines la última película de Benito Zambrano, La voz dormida. Durante la presentación de la cinta en Madrid este martes, la actriz María León ha asegura en una entrevista con EL IMPARCIAL que se “enamoró locamente” del personaje de Pepita en cuanto leyó la novela de Dulce Chacón en la que se basa la película. El impecable -“y duro”- trabajo de la actriz, le permitió llevarse la Concha de Oro a la mejor interpretación femenina en San Sebastián, algo que, según reconoce “le abrirá muchas más puertas”. Ambientada en la posguerra española, La voz dormida refleja la historia de Pepita y su hermana Hortensia, libre la una, presa y embarazada la otra, y las relaciones de amor que florecen en uno de los episodios más negros de nuestra Historia. “El amor es el motor de la vida”, resume León.


¿Cómo empieza esta aventura con Benito Zambrano? ¿Cómo le llega el personaje de Pepita?
Me llamaron para hacer un casting con Benito Zambrano y me volví loca, sin saber siquiera para qué era. Sólo con saber que era para hacer una película con Benito y encima con un personaje andaluz, ni me lo pensé. Después del primer casting se paró el proyecto durante dos años y cuando me volvieron a llamar y ya me leí la novela de Dulce Chacón me enamoré de Pepita locamente. Ahí empezó otro proceso de casting que duró como dos meses. Fue duro pero tenía muchas ganas de trabajar con el director y el enamoramiento con Pepita fue tan grande que quise con todas mis fuerzas encarnar ese personaje, no podía ser otra, tenía que ser yo.

Con sus primeros trabajos en televisión (SMS o La Tira), declaraba sentir miedo ante este mundo, ante la presión de hacerlo bien. ¿Cómo se enfrentó a esta película que ha supuesto su primer papel protagonista en cine y, además, con un personaje con esta inmensa carga dramática? ¿Tuvo miedo?
Mucho. En esta profesión creo que el miedo tiene que estar, porque en realidad a lo que se le llama miedo es responsabilidad. Claro que se tiene y espero que no se vaya nunca porque en el momento en que se va, creo que se pierde el respeto al trabajo bien hecho. Es muy difícil trabajar en cualquier sitio y hacer cualquier papel y todavía más difícil hacerlo bien. Así que espero que nunca se me vaya el miedo.

Estamos más acostumbrados a verla haciendo papeles cómicos, ¿puede que parte de ese miedo viniera por enfrentarse a un tipo de rol en el que el público no suele verla?
No, puesto que la responsabilidad la tengo igual a la hora de hacer una comedia que un drama. Ni siquiera me planteé que era otro género, que iba a hacer una película dramática y que, al no haberlo hecho nunca, lo podía hacer mal. Lo que pensé fue que iba a trabajar con Benito, que iba a ir de su mano y que tenía que confiar. Pensé que iba a aprender a pasos agigantados, y así ha sido, aunque todavía me tengo que ver la película un par de veces más para estudiar mejor qué es lo que hemos hecho bien. Me encanta trabajar en esto; mi profesión me divierte tanto que espero que me queden muchas cosas por probar, no sólo comedia y drama, sino todo lo que se pueda hacer.

Lo que más se está comentando de esta película es su trabajo, su magnífica interpretación. Ha quedado avalada por la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián y, supongo, que cuando termina un trabajo se sabe si está o no bien hecho pero, ¿se esperaba este éxito, esta cantidad de buenas críticas?
Uno siempre pretende hacer un buen trabajo, lo que pasa es que no siempre tiene un personaje que venga a favor ni un director maravilloso que te sepa dirigir. A mí, con este personaje me han venido todas las cosas a favor. Sólo el hecho de interpretar a Pepita era ya un regalo enorme, pero no sospechaba tanta buena acogida. A mí me valía con que Benito estuviera contento con mi trabajo, todo lo que ha venido después me ha sorprendido mucho. De hecho, todavía me cuesta, porque supongo que uno mismo nunca se da el diez, siempre quiere hacerlo un poco mejor. Ese es un consejo que a mí se me ha dado y que yo pienso utilizar: que nunca un trabajo es perfecto, siempre puede estar mejor.



Una de las críticas que más se escuchan sobre el cine español es la cantidad de películas que se hacen en torno a la Guerra Civil. ¿Cree que es una crítica injusta?
Personalmente, creo que es una tontería muy grande. Ojalá se hicieran más. Esta película habla de la posguerra y no habla sólo de una época. Habla de gente que tenía una lucha política, de otros que no tenían lucha política ninguna, habla de las entrañas de la historia de este país, de historias de amor… habla de muchas cosas. Evidentemente, está ambientada en un momento determinado, un momento que ha existido y que forma parte de la historia de nuestro país, así que ¿por qué no contarla? Yo no hablo de vencedores y vencidos, no hablo de colores ni de partidos políticos, no hablo de banderas, sino de una época que han vivido nuestros antepasados y de la que no hace tanto tiempo y que además antes no se podía contar. Si ahora podemos, ¿por qué no hacerlo? El cine está para contar historias.

Precisamente, su personaje dice en la película que ella no tiene una idea o un pensamiento político. ¿Cree que no tener una opinión política es algo negativo hoy en día?
No. La política es un debate muy largo y difícil y hoy en día es muy complicado hacer política y, sobre todo, hacer buena política. Creo que hay que implicarse en que todo vaya a mejor y ayudarnos unos a otros, que es algo que se nos olvida. Uno solo no tiene que salvar el mundo, lo tenemos que salvar todos, para el bien de todos y, en especial, para los que vienen después que nosotros. Hay que tener un compromiso. Si todos crecemos, los que vienen detrás seguirán creciendo con nosotros. Hay que ir todos a una, da igual el partido. Es necesario dejar de criticar a los demás y hacerlo bien uno mismo.

Como decía, la película habla, entre otras cosas, del amor. ¿Cree que el amor es lo más importante en la vida?
No es lo más importante, pero es imprescindible. Aunque uno no lo busque, el amor está ahí siempre, sin quererlo, sin elegirlo. En aquella época, aunque se pasara hambre, aunque fueran unos momentos difíciles, aunque hubiera una represión clara, los cuerpos seguían vivos, y cuando hay vida la gente se enamora. El amor es un motor principal en esta vida, el amor de pareja y también el que se siente hacia una madre, una hermana o un hijo. Si no hubiera amor es cuando estaríamos muertos.

¿Qué cree que ha supuesto o va a suponer la Concha de Oro en su carrera?
Si ya he entrado en el cine por la puerta grande con Benito Zambrano, la Concha de Oro va a hacer esa puerta más grande todavía. Lo que tengo que hacer ahora es tener la capacidad de poder aprovecharlo y disfrutarlo de verdad. Me va a dar un empujón muy grande, pero no me quiero perder nada en el camino. Es como cuando vas en una barca navegando y quieres avanzar, pero hay veces que avanzas más lento o más rápido, según cómo venga el aire. La Concha me ha supuesto un empujón de viento que me ha hecho adelantar muchísimo. Lo malo es que ahora no me hunda. Tenemos que seguir aguantando el aire bueno, pero evidentemente es algo que me va a aportar mucho y me va a abrir muchas puertas.

¿Se ve nominada al Goya?
No lo quiero pensar. Voy a digerir primero la Concha y después de que todo el mundo vea esta película, que venga lo que tenga que venir. ¡Pero ojalá!



¿Se sintió un poco decepcionada cuando, después de estar preseleccionada, no fue finalmente La voz dormida la elegida para representar a España en los Oscar?
No. Hay que ser agradecido, y ya el hecho de que esté entre las tres nominadas me parece un orgullo muy grande.

¿Qué le parece la candidatura de Pa Negre?
Creo que Pa Negre es una película maravillosa que se merece igual que La voz dormida e igual que La piel que habito estar nominada. Lo bueno es que finalmente concurse una película española. Claro que me hubiera gustado que fuera la nuestra, pero me parece que Pa Negre lo tiene igual de merecida. Siempre que se mueva el cine español es bueno.

Ha comentado en varias ocasiones que su hermano Paco es una de las personas que más le ha animado en su carrera artística. ¿Qué le ha dicho él sobre su papel de Pepita?
Paco me da mucha libertad y confía mucho en mí. Al principio no me dijo nada. Cuando vio la película se emocionó muchísimo y eso me hizo emocionarme a mí porque él es uno de mis referentes. Él me da mi espacio. Es como los padres, que cuando dice algo, sentencia, pero él confía mucho en mí y me deja que aprenda sola, que es muy importante.

¿Proyectos en el futuro próximo? Se había embarcado, de momento, en el nuevo proyecto de Antena 3, la serie cómica Con el culo al aire
Pues estoy en ello, pero de momento no me ha dado mucho tiempo a concretar nada más. Ha pasado todo muy rápido, ya tener la Concha en casa y ‘El culo al aire’ es mucho trabajo a la vez. Ojalá vengan muchos proyectos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es