28 de septiembre de 2021, 3:17:17
Nacional

foro de debate Grupo Atenea


La defensa de España tras el 20-N: problemas de financiación y necesidad de liderazgo


El Grupo Atenea ha celebrado un foro de debate en el que los recortes presupuestarios que desde hace años afectan a las Fuerzas Armadas, la necesidad de un liderazgo político más allá de las encuestas y las relaciones cívico-militares han centrado las intervenciones de cinco destacados ponentes que han disertado sobre la seguridad y defensa de España después de las elecciones generales del 20 de noviembre.


El futuro inmediato de las Fuerzas Armadas ha reunido en la sede de la Fundación ONCE a cinco expertos en la materia de la mano del Grupo Atenea y moderados por el periodista Ángel Expósito. La primera intervención ha corrido a cargo de Beatriz Rodríguez Salmones, portavoz del PP en la Comisión de Defensa del Congreso y, por tanto, “azote” de la ministra Chacón en la legislatura que termina. Tres son en su opinión las claves de futuro de la seguridad y defensa de nuestro país tras las elecciones del 20 de noviembre que, según las encuestas, colocarán al Partido Popular en el Gobierno. En primer lugar, dice, es necesario hacer pedagogía de la idea esencial de que “la defensa es la cuestión de Estado por excelencia”. En ella, lo prioritario son los “intereses nacionales de España como nación soberana” a favor de los cuales hay que dotarse de una capacidad defensiva propia y afianzar la colaboración con nuestros aliados. La tercera clave es, según la portavoz “popular”, la obligación que los políticos tienen de lograr una “conciencia nacional de defensa” porque las Fuerzas Armadas son la institución más valorada por los ciudadanos, pero a la vez son muy desconocidas. En relación con el documento "Estrategia Española de Seguridad" -aprobado a finales de julio- ha lamentado Salmones que no haya sido consensuada en el Parlamento, ha recalcado que "llega tarde" y ha reconocido que "no es, no puede ser, nuestro documento" por lo que podrá ser "reformado, revisado o hecho otro".

Cinco son sin embargo las cuestiones esenciales a la defensa que afectarán a España tras el 20-N en opinión de Jordi Marsal, asesor civil del director del CESEDEN. Sabiendo que la financiación será el principal obstáculo porque “es un problema estructural que necesita de medidas estructurales” y porque será necesario un dinero que en los próximos años no va a haber, Marsal hace hincapié en lo urgente de un liderazgo claro “no sólo en Defensa sino en todo el Gobierno”, con el presidente a la cabeza y la mirada puesta más allá de las encuestas de cada mañana. “Un presidente del Gobierno líder debería tener una visión en la que el partidismo no enturbie la cuestión de Estado, la voluntad para ejercitar esa visión y mano izquierda para hacerla realidad mediante consenso”. El consenso es, precisamente, la segunda clave y Marsal lo considera vital en el seno del Parlamento entre los principales grupos y en torno a la financiación de la defensa, pero también entre los departamentos del Ejecutivo (especialmente entre Defensa, Economía, Industria y Administraciones Públicas). Para ello considera que la “actitud política” debe dejar los debates del pasado para centrarse en el futuro y, en esa tarea, definir con realismo la “ambición y capacidades de nuestra política de defensa y seguridad”. Por último, Marsal señala la "eficacia" como ingrediente indispensable de la defensa, pero no sólo en los capítulos de recursos humanos, capacidades y tecnologías, sino también en el de doctrina y estrategia.

Por su parte, Pedro Fuster, asesor de la Secretaría de Estado de Defensa para asuntos industriales, ha centrado su intervención en la “infradotación” de las Fuerzas Armadas, una constante a la que habrá que hacer frente con una revisión “urgente y radical” del sistema de adquisición que en su día se hizo mediante el sistema de prefinanción, responsable de crear una ilusión financiera alejada de la realidad. Fuster también ha abogado por crear un organismo que centralice las compras. En su opinión, es necesario analizar los escenarios futuros teniendo en cuenta los “compromisos adquiridos, la evolución fiscal y la realidad industrial” para elaborar estrategias con el mínimo error posible y aplicarlas.

“Apostar con confianza en el futuro y abandonar el pesimismo” es la receta de Luis Alejandre, general de Ejército, ex jefe del Estado Mayor del Ejército y colaborador de El Imparcial, para afrontar las cuestiones de defensa y seguridad en los próximos años. El papel cohesionador de las Fuerzas Armadas debe ser potenciado en opinión del general Alejandre que, además, cree también necesario reforzar valores tales como la enseñanza o la vocación entre los militares. En la arena política, el general considera que los gobernantes deben seguir diciendo a las Fuerzas Armadas el “qué”, pero no el “cómo”; critica que la cúpula militar cambie con cada cambio de Gobierno; subraya lo importante de mejorar la colaboración entre los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores; y estima muy urgente un cambio en la política de comunicación del Ministerio de Defensa que hoy es un órgano de “culto personal”.

El catedrático de Sociología Juan Díez-Nicolás ha cerrado las intervenciones con un esclarecedor discurso sobre la imagen que los españoles tienen de sus Fuerzas Armadas. Hace ya dos años que son la institución más valorada, por delante de la Corona. El prestigioso sociólogo también se ha referido al cambio de valores que las sociedades occidentales están registrando tras los atentados de 11 de septiembre. En su opinión, se vuelve a los valores materialistas que se refieren a la seguridad económica y personal y que marcarán el siglo XXI como el del “enfrentamiento” entre los valores de seguridad y libertad.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es