14 de octubre de 2019, 5:08:37
Sociedad

producida por priones


¿En qué consiste el mal de las "vacas locas"?



La crisis de las "vacas locas" comenzó en España en noviembre de 2000 con la detección en Galicia de los primeros casos de reses con Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), una enfermedad que para entonces afectaba ya a las cabañas bovinas de varios países europeos, y que se puede trasmitir a los humanos dando lugar a una variedad del síndrome de Creutzfeldt-Jakob, una afección neurológica mortal.

Diagnosticada por primera vez en 1985 en el Reino Unido, la Enfermedad Espongiforme Bovina (EEB), o mal de las vacas locas, es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central de los bovinos que se caracteriza por la aparición de una serie de alteraciones en el comportamiento que concluyen con la muerte.

Los animales que la desarrollan se vuelven nerviosos o agresivos, reaccionan exageradamente ante pequeños estímulos, rechinan sus dientes, presentan falta de coordinación, tienen dificultades para sortear obstáculos, se caen al suelo con facilidad, sufren temblores, etc. No pierden el apetito, pero adelgazan y dan menos leche. Y cuando mueren, su cerebro tiene agujeros como si se tratara de una esponja (de ahí el nombre de espongiforme).

La enfermedad tiene un periodo de incubación largo, de entre cuatro o cinco años, y está causada por una proteína del cerebro denominada prión, muy parecida en los humanos, en las vacas y en otros animales, y que en ciertas condiciones adopta una forma anormal que es muy estable y que se va acumulando en el cerebro hasta provocar la muerte.

Los primeros estudios sobre esta enfermedad pusieron de relieve sus coincidencias con el "scrapie" o tembladera, un mal conocido desde hace tiempo en las ovejas y que pudo llegar a las vacas por la alimentación.

Expansión de la enfermedad

Según esta hipótesis, el "salto" de la enfermedad de una especie a otra se produjo a principios de los 80, cuando los productores británicos, que años atrás habían introducido en la dieta de sus vacas harinas procedentes de carne y huesos de ovejas, adoptaron un nuevo sistema para elaborar dichos piensos, más barato (se redujo la temperatura y el tiempo de cocción y se suprimieron los disolventes orgánicos, con lo que se ahorraba energía y se reducían costes), pero que no llegaba a inactivar los priones.

De esta manera, durante años las vacas fueron alimentadas con piensos contaminados, procedentes de ovejas afectadas de "scrapie" (las autoridades británicas no prohibieron el uso de estos piensos hasta 1989).

La EEB se encuadra dentro de las denominadas encefalopatías espongiformes transmisibles (EET), que incluye el scrapie, que afecta a ovejas y cabras, o la enfermedad crónica caquectizante del ciervo y del alce; y que también se relacionan con un grupo de males que afectan al hombre, como el kuru o la enfermedad de Creutzfeldt Jakob.

Descubierta en 1920 y casi simultáneamente por los dos neurólogos a los que debe su nombre, la enfermedad de Creuzfeldt Jakob (ECJ o también CJD, según sus siglas en inglés) es una enfermedad neurodegenerativa cuyos síntomas pueden tardar desde unos meses hasta más de 30 años en desarrollarse y que comienza a manifestarse por daños en el aparato visual y en el sentido del equilibrio; luego causa trastornos cerebrales, pérdida de memoria y demencia; y finalmente acaba destruyendo el sistema nervioso y provocando la muerte.

Existen cuatro tipos de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: esporádica, familiar, iatrogénica (adquirida por implante de tejidos nerviosos) y la llamada variante, relacionada con el mal de las vacas locas.

En 1996 el Reino Unido admitió la conexión entre la EEB y esa nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (nvECJ), que desde entonces y hasta noviembre de 2007 ha provocado la muerte de, al menos, 195 personas (161 en el Reino Unido; 21 en Francia; 3 en Irlanda; 3 en Estados Unidos (aunque procedentes de Arabia Saudí); 2 en Holanda; y 1 en Italia, Canadá, Japón, Portugal y España).

La EEB se transmite al hombre por el consumo de animales enfermos; y los tejidos de mayor riesgo, denominados Materiales Específicos de Riesgo (MER), son el cerebro, la médula espinal, los ojos, amígdalas, bazo e intestino.

Se diagnostica en animales muertos, analizando el tejido nervioso procedente del encéfalo, aunque actualmente se están desarrollando nuevas pruebas para detectar la enfermedad mediante un análisis de sangre del animal vivo.

Casos detectados
Desde que en 1986 se diagnosticó esta enfermedad se han detectado, según datos de la Comisión Europea, más de 184.500 "vacas locas" en el Reino Unido y alrededor de 5.700 en otros países, incluida España; cifras que continuarán creciendo en los próximos años en buena medida debido a la obligación impuesta por la UE de realizar pruebas de detección a todas las vacas de mas de 30 meses antes de su entrada en la cadena alimentaría.

El número de animales con EEB en el conjunto de Europa fue aumentando desde 1988 hasta llegar a 1992, año en que se registró un récord de reses afectadas -37.301-, y a partir del cual, comenzó a descender, aunque en 2001, con la implantación de los test obligatorios en la UE, se registró un ligero repunte.

En 2006 los países de la UE (entonces 25) realizaron más de 10 millones de test de EEB en vacas (536.192 en España), que permitieron detectar 320 "vacas locas" en 14 estados; 129 de ellas en el Reino Unido, 68 en España y 38 en Irlanda.

Entre los países europeos extracomunitarios, el que ha registrado más casos desde que se declaró la enfermedad es Suiza, con un total de 464 reses afectadas hasta finales de 2006, y fuera de Europa, Japón, con 31.

En España, los casos de "vacas locas" superan en total los 700. Los dos primeros se detectaron a finales de 2000. A lo largo de 2001 se confirmaron otros 82; en 2002, 127; en 2003, 167; 137 en 2004; en 2005, otros 98; en 2006, 68; y 32 más hasta septiembre de 2007.
Por comunidades, Galicia es la que presenta mayor incidencia de la enfermedad (con 277 casos contabilizados hasta septiembre de 2007), seguida de Castilla y León (175 hasta esa misma fecha).
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es