30 de marzo de 2020, 17:56:17
Deportes

crónica deportiva


Alonso y Federer recuperan la sonrisa y defienden su estrella


La jornada tuvo dos protagonistas destacados: Fernando Alonso y Roger Federer. El piloto español volvió a la zona noble de la Fórmula Uno tras concluir en gran premio de Abu Dabi en la segunda plaza. El tenista suizo, por su parte, reencontró el sabor de la victoria en el único Masters 1000 que le faltaba. Además, Madrid y Barcelona siguen marcando el ritmo en la ACB y Paquiao revalidó el título mundial del peso welter de boxeo en un combate polémico ante el mexicano "Dinamita" Márquez. En fútbol destacó el primer derbi gallego entre Depor y Celta de los últimos cuatro años.


El cierre del fin de semana deportivo se presentaba sin la Liga BBVA ni enfrentamientos entre selecciones nacionales. Sin embargo, la actividad polideportiva ha llenado el vacío con citas de gran valor simbólico para sus protagonistas. Si bien este domingo no será recordado como una de las fechas claves para entender el deporte de la última década, sí ha resultado una jornada especialmente emotiva para dos de los deportistas más destacados del presente siglo.

El primero en aparecer fue Fernando Alonso, el brillante piloto español desacostumbrado a la victoria en esta nefasta temporada. El doble campeón del mundo de Fórmula Uno ha sufrido una travesía por el desierto de la mano de su escudería, la depresiva Ferrari. El asturiano ha trabajado este año pensando en el futuro, privado de cualquier posibilidad de pelea por el título mundial desde los primeros grandes premios. Sin embargo, Alonso exprime cada carrera su monoplaza y está consiguiendo aferrarse a la élite del motociclismo. En esta ocasión se subió al segundo peldaño del podio. Éxito notable para este virtuoso del más difícil todavía. La victoria de Hamilton y el abandono de Vettel pasan a un segundo plano observando el crecimiento del piloto español. Esta temporada está echando el cierre con muy buena sensación para el corto-medio plazo. Fernando está de vuelta y peleará por concluir un año muy difícil entre los elegidos de la clasificación final.

La sonrisa del piloto nacional más importante del automovilismo patrio se reprodujo en el Masters 1.000 de Paris. La final de dicho torneo enfrentó a la sensación local Wilfred Tsonga y al icono del tenis mundial, Roger Federer. La estilizada categoría del jugador suizo se impuso al brío del galo. El ex número uno de este deporte no ha atravesado por su mejor año. El declive de la excelencia es duro, pero Federer ha rememorado sus momentos gloriosos en el único masters que le faltaba. Ganó en dos sets y mostró la alegría sincera del astro que ya no brilla como antes. Gran noticia para el tenis y e interesantes expectativas para el torneo de maestros venidero.

Además, el baloncesto acaparó la actividad deportiva en nuestro país. La ACB ofreció un nuevo episodio de muy alto nivel con Real Madrid y Barcelona Regal marcando el ritmo del torneo. Los madrileños se exhibieron ofensivamente ante Unicaja y los catalanes sobrevivieron a un tenso choque en Valencia. Rudy Fernández y Juan Carlos Navarro demostraron que no tienen rival en este país. Caja Laboral también ganó su partido, aunque los gigantes se escapan.

La gran cita de la madrugada se vivió en Las Vegas. Boxeo de alto nivel. Manny Paquiao, el símbolo más representativo de este deporte en la actualidad se enfrentó al aspirante mexicano Manuel "Dinamita" Márquez. La tensión generada en el combate desembocó en un polémico final. Los jueces entregaron el cinturón de campeón mundial del peso welter al filipino. Pero el volumen de críticas a esta decisión ha provocado que el propio entrenador de Paquiao haya declarado que el mexicano "se merece otro combate". "Dinamita" Márquez ha explicado que ya le han robado dos veces ante el boxeador asiático.

Por último, el fútbol gallego volvió a disfrutar del derbi por excelencia. Riazor acogió el primer enfrentamiento entre Deportivo de la Coruña y Celta de Vigo de los últimos cuatro años. Los coruñeses se llevaron el choque con un golazo de Lassad que deniveló el empate a uno en el minuto 83. El espectáculo gallego recuperó su esplendor añorando los brillantes partidos de antaño en la élite del balompié nacional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es