25 de septiembre de 2021, 6:25:25
Nacional

Crónica política


¿Por qué callaba el Gobierno de Zapatero?



Según fuentes consultadas por este diario, este miércoles "se han explicado los silencios del Gobierno". La Unión Europea y otros organismos internacionales insistían por activa y por pasiva en que las previsiones de crecimiento efectuadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a través de su vicepresidente económica Elena Salgado, estaban infladas y no se iban a cumplir. Del 1,3 por ciento de crecimiento augurado por el Ejecutivo para este 2011, desde el exterior, concretamente desde la Comisión Europea, se rebajaba la cifra al 0,7 por ciento.

Al Gobierno de Zapatero ya no le ha quedado más remedio que comparecer ante los medios de comunicación para admitir la realidad de la situación. Pero es que ya ni Zapatero, ni la vicepresidenta Elena Salgado, son los "encargados de comerse el marrón". Según esas fuentes, ha sido el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha sido quién ha admitido que no se cumplirá la previsión de crecimiento para 2011 del 1,3 por ciento del PIB y que éste se quedará en el 0,8, aproximándose a ese 0,7 vaticinado por Europa. En este sentido, ha admitido que con estos datos se impide la consolidación de la actividad económica y la creación de empleo.

Campa también ha reconocido, no explícitamente, que la reforma laboral aprobada a instancias del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no funciona, aunque en ese caso ha echado balones fuera culpando a los empresarios de la falta de creación de empleo. Para el secretario de Estado de Economía, estos últimos han optado por no aumentar sus plantillas con nuevos trabajadores, sino utilizar el recurso de las horas extras para mantener su productividad con el mismo número de empleados.

Y sí, el presidente del Gobierno sigue en la agenda política y este miércoles ha abandonado "su refugio o su lugar de reclusión de La Moncloa", según las fuentes consultadas, para participar en un mitin en Sevilla, en la primera comparecencia conjunta durante esta campaña electoral que ha hecho junto al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Y difícil plaza para torear, afirman los mismos medios, la capital de una Andalucía que según todas las encuestas ha dado ya la espalda al PSOE, que no ganará en ninguna de las ocho provincias de esta Comunidad, tradicional granero de votos para los socialistas desde la vuelta de la democracia a nuestro país".

Rubalcaba ha elogiado al que fuera su jefe durante sus etapas de ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno. "Has puesto los intereses de España por delante. Eso nos diferencia. No hablamos de patriotismo pero somos verdaderamente patriotas, por eso te doy las gracias", ha subrayado el "compañero Alfredo" para contraponer su gestión al "coqueteo del PP con la crisis para llegar a La Moncloa".

El presidente del Gobierno ha aprovechado su intervención para adjudicar el mérito del comunicado ETA en el que anunciaba el cese definitivo de la violencia, pero no su disolución o la entrega de las armas, a la gestión de su ex vicepresidente y ex ministro del Interior: "Nada hubiera sido posible sin Alfredo Pérez Rubalcaba". En la línea de Rubalcaba ha asegurado que el PSOE ha estado comprometido con el interés general de España. En cambio, a su juicio, el PP no ha estado "ni en los momentos fáciles, ni en los difíciles, ni con su Gobierno ni con España".

De todas formas, la posibilidad más que real de una mayoría absoluta del PP el próximo domingo y un desastre electoral de los socialistas ha comenzado a provocar que dirigentes socialistas comiencen a tomar posiciones para el día después. El principal ejemplo, la ministra de Defensa, Carme Chacón, derrotada sin primarias por Rubalcaba para ser la candidata socialista en estos comicios. En Barcelona, ha defendido con toda rotundidad la posibilidad de que una mujer y catalana pueda dirigir los designios del PSOE tras el 20-N como máxima responsable del partido. "Si la situación interna en el PSOE no ha estallado hasta ahora por respeto a Rubalcaba y para no reventar las escasas expectativas electorales que le quedaban al partido, Chacón ha dinamitado este miércoles esa estrategia de unidad, aunque esté cogida con alfileres", señalan los analistas consultados por "El Imparcial".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es