22 de enero de 2020, 10:11:11
Cultura

el historiador cree que el cuadro de picasso es "único"


Timothy Clark: "El [i]Guernica[/i] es el gran icono de la guerra del siglo XX"




Cuando se cumplen treinta años del regreso del "Guernica" a España, el Centro de Arte Museo Reina Sofía, lugar dónde reposa la obra, ha querido celebrar este aniversario con sendas conferencias magistrales de Timothy J. Clark (Bristol, Reino Unido, 1943), autor del último estudio sobre el artista titulado "Picasso y la verdad. Del Cubismo al Guernica".

Para Clark, la obra cumbre de Picasso, el "Guernica", sigue siendo "una imagen indispensable de la guerra moderna", y su denuncia pervive en el tiempo porque se trata de un cuadro "que va más allá del eslogan, del icono inmediato". Aunque existen otros cuadros interesantes sobre la guerra como tema recurrente durante todo el siglo XX, el del "Guernica" "es único", ya que en ningún otro lienzo se reproducen de esta manera "una bomba explotando", según pone de manifiesto en una entrevista con Efe.

En su opinión, aunque Picasso en ningún momento fue consciente del futuro que le deparaba en la historia del arte al "Guernica", sí tuvo plena conciencia de que estaba haciendo "algo único e importante", como atestigua el hecho de que todo el proceso creativo de la obra fuese retratado fielmente por su amante, la fotógrafa Dora Maar.

Cuando el artista recibió el encargo del cuadro por parte del Gobierno de la República para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París tuvo, según Clark, muchas dudas de poder realizar algo así, "no por falsa modestia, sino porque nunca había hecho un cuadro así antes", por lo que asumió un "riesgo muy alto".

En su opinión, Picasso intenta "deliberadamente" mostrar un cuadro de víctimas y no de resistencia, y recuerda que el artista, en el proceso de creación del "Guernica", borró un guerrero muriendo con el puño en alto, al estilo comunista, que inicialmente había pintado.

"No voy a meter este lenguaje político; voy a mostrar lo que imagino que es la realidad de este tipo de guerra", dice Clark que debió pensar Picasso, lo cual, señala, no implica una postura de alejamiento o ausencia de empatía con las víctimas de la guerra. Para Clark, sigue siendo un misterio por qué el malagueño eligió el cubismo para pintar el "Guernica", porque "podía haberlo hecho en otros lenguajes, pero escogió el lenguaje cubista, simplificado y geométrico de forma deliberada".

"El resultado es que el gran icono de la guerra del siglo XX es un gran cuadro cubista", asegura este catedrático de Historia del Arte, quien afirma que Picasso se da cuenta de que con esta obra "puede construir un espacio en el que todo se nos muestra terroríficamente cercano a nosotros". En su opinión, "todavía quedan muchas cosas por decir" del "Guernica", pero lo realmente importante es que el maestro malagueño finalmente "encuentra la manera de pintar el momento exacto en que la habitación está ahí, a punto de desintegrarse completamente".

El uso monocromático de la gama de blancos y negros se justifica, según Timothy Clark, por la "gravedad y seriedad" que transmiten estos tonos, así como por un intento del pintor por volver al cubismo "y a la seriedad e intensidad de las pinturas cubistas del principio, que eran monocromáticas". Aunque el historiador se niega a entrar en polémicas sobre el traslado del cuadro a otro museo o al País Vasco, sí asegura que el cuadro está "perfectamente" ubicado en el Reina Sofía y que quizá "sea mejor que se quede donde está".

Frente a una sala del "Guernica" atestada de jóvenes, Clark considera que la juventud, "tan acostumbrada a la violencia inmediata en sus iPhones", debería contemplar el cuadro para "enfrentarse a la realidad de la guerra" y entender que su mensaje sobrevive en el tiempo "porque no pasa de moda".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es