15 de octubre de 2019, 20:44:37
Nacional

SEGUIRÁ COMO DIPUTADO POR LUGO


Blanco dice que su retirada "nada tiene que ver con otros asuntos"


El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha considerado normal y coherente su decisión de no optar a ningún cargo orgánico en el congreso federal de su partido, previsto para febrero, después de diez años de "número dos", aunque mantendrá su escaño para no defraudar a quienes le han votado.


El portavoz del Gobierno en funciones, José Blanco, ha enmarcado dentro de la normalidad su anuncio de retirada de la primera línea de la política, que ha asegurado que ya conocían tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Alfredo Pérez Rubalcaba, y ha garantizado que "nada tiene que ver con otros asuntos".

En la rueda de prensa posterior al primer Consejo de Ministros tras las elecciones del 20N, Blanco ha accedido "excepcionalmente" a explicar su decisión de abandonar la primera línea y ha calificado como "sorprendente" que el anuncio haya causado sorpresa.

Según ha recordado, ha sido el 'número dos' de Zapatero desde julio de 2000 y, tras esta etapa, "parece que es normal" que no siga aspirando a ocupar ese cargo "del nuevo liderazgo que surja" del Congreso que tiene previsto celebrar el PSOE el próximo mes de febrero.

"Esto es lo normal y lo coherente, lo extraordinario sería lo contrario", ha sostenido antes de insistir en que la decisión "nada tiene que ver con otros asuntos" y detallar que Zapatero conocía su decisión desde que le comunicó que no optaría a la reelección y Rubalcaba desde que le trasladó que no dirigiría su campaña electoral.


COMPROMISO CON LOS ELECTORES

Además, Blanco ha defendido mantener su acta de diputado y lo ha desvinculado de la condición de aforado que le da para la investigación que está en curso por el 'Caso Campeón'. "Me he presentado a las elecciones, tengo que responder al compromiso con los electores que me han votado. En caso contrario estaría cometiendo un fraude con aquellos ciudadanos que me han confiado su voto", ha sostenido.

En este contexto, ha subrayado que abandonar la primera línea no significa abandonar la política y ha recordado que en el PSOE hay "muchos precedentes" de personas que tras haber ocupado puestos de responsabilidad ahora trabajan en el Congreso de los Diputados "con toda normalidad". Entre ellos, ha destacado el caso de Alfonso Guerra, quien también fue vicesecretario general de los socialistas entre 1979 y 1997.

EL TRASPASO SE ESTÁ HACIENDO "CON SENTIDO DE ESTADO"

Blanco, ha garantizado que el traspaso de poderes al PP se está realizando con "normalidad, transparencia y sentido de Estado" para que el nuevo Ejecutivo, una vez constituido, pueda tomar decisiones "desde el primer minuto".

La Constitución y la Ley de Gobierno establecen que el gabinete en funciones debe actuar con "sentido común" y facilitar el traspaso al nuevo Gobierno; "es nuestra responsabilidad y lo estamos haciendo", ha garantizado.

En este proceso, según ha explicado, al PP le corresponde trabajar para que cuando Mariano Rajoy sean investido y los ministros tomen posesión de sus cargos, el nuevo Gobierno "esté en condiciones de tomar decisiones desde el primer día".

"Para ello es imprescindible la colaboración que están demostrando las dos partes; el traspaso se esta realizando con normalidad, transparencia y con sentido de Estado", ha recalcado.

El portavoz del Ejecutivo ha explicado, por ejemplo, que el Ministerio de la Presidencia informa al PP del orden del día del Consejo de Ministros. Ha eludido comparar este proceso con el que tuvo lugar en 2004, cuando el PSOE ganó las elecciones y José María Aznar lideró el traspaso de poderes desde La Moncloa.

Al ser preguntado, se ha remitido a las palabras de Jáuregui, quien ha criticado la poca colaboración que hubo entonces: "Hubo dos papeles de algunos ministerios y nada más", ha señalado
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es