20 de septiembre de 2021, 1:08:47
Opinión


Los mexicanos escépticos ante Calderón



La violencia y la corrupción desbordan al Ejecutivo a cargo de Felipe Calderón y de eso se ha dado cuenta la sociedad mexicana que cree que el mandatario está perdiendo la guerra que le declaró a los narcos hace cinco años. Según la última encuesta de la consultora Mitofsky y la organización México Unido contra la Delincuencia (MUCD), el 44% de los encuestados ponía en duda las eficacia de las políticas de seguridad del Estado.

El sondeo coincidió con el desalentador hallazgo de 24 cadáveres en el estado de Sinaloa, bastión del cártel que lleva su nombre y de su máximo capo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, que irónicamente figura entre los latinos más poderosos de la lista Forbes. Y menos de 24 horas después, las autoridades encuentran 26 cuerpos más en la ciudad de Guadalajara, sede la Feria Internacional del Libro 2011; crimen cuya autoría se le atribuye a Los Zetas, a la par que se destapa la mayor red de corrupción que haya tenido lugar en la historia reciente del país, en donde se encuentran implicados 60 funcionarios, entre ellos 18 jueces.

Para pesar de Calderón, poco ha evolucionado México desde que le declaró la guerra al crimen organizado. Más que replegarse o rendirse, los cárteles de la droga asumen acciones cada vez más violentas y descontroladas, que se benefician el tráfico de influencias entre en todos sus niveles. El hedor del tufo de la corrupción está a la orden del día.

Los mexicanos aguardan con ansiedad e interés los comicios presidenciales de julio de 2012, para ver si puede tener lugar un cambio de dirección o regresar al “orden anterior”; en donde al Partido Revolucionario Institucional (PRI) promete un regreso triunfal como se han visto en los comicios regionales del último año; muy posiblemente de la mano del actual gobernador de México, Enrique Peña Nieto.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es