15 de octubre de 2019, 21:22:24
Mundo

primera desde 1955


Visita histórica de Clinton a Birmania para estimular el incipiente cambio político


La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha llegado este miércoles a Birmania (Myanmar) para estimular el incipiente cambio político que aflora en el país asiático desde el traspaso del poder a un Gobierno civil formado por exgenerales.


La visita oficial de Clinton a este país al que el aislamiento que impuso durante décadas su anterior régimen militar convirtió en el último fósil viviente del Sudeste de Asia es la de mayor nivel realizada a Birmania por una representante de Estados Unidos desde 1955.

Pero las autoridades no recibieron a la secretaria de Estado y a su amplia comitiva en Naypyidaw con una profusión de actos de bienvenida ni con un despliegue de fuerzas de seguridad.

A la escalerilla del avión, la secretaria de Estado fue recibida por el viceministro de Asuntos Exteriores birmano, Myo Myint.

Clinton, quien llegó procedente de Corea del Sur, se traslado de inmediato al lujoso hotel recién inaugurado en el que se albergará hasta el jueves, cuando se desplazará a Rangún para entrevistarse con la líder del movimiento democrático y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi.

La única señal visible de esta visita, que marca el cambio de rumbo dado por Estados Unidos a su política hacia Birmania (Myanmar) tras un largo estancamiento de las relaciones bilaterales, fue la publicación en la portada de varios diarios locales de la fotografía de la jefa de la diplomacia norteamericana con el título "Wellcome Clinton".

En Rangún, a donde Clinton tiene previsto viajar el jueves para entrevistarse con la líder del movimiento democrático Aung San Suu Kyi, un equipo de operarias barría el exterior de la vivienda en la que la nobel de la paz ha permanecido bajo arresto más de 15 años de los últimos 21 de vida.

A unos pocos kilómetros al sur de la casa de Suu Kyi, en la sede de su partido, la Liga Nacional por la Democracia (LND), el militante Tin Htwe señaló a Efe que la visita de Clinton "es importante porque puede relajar las restricciones que Birmania tiene para acceder a la ayuda financiera internacional".

"Confiamos que en la agenda de la secretaria de Estado figure la puesta en libertad de los presos políticos, la profundización del proceso de democratización y también el final de las hostilidades de grupos étnicos", apuntó a Efe Nyan Wyn, portavoz de la Liga.

El deshielo de las relaciones comenzó este año después de la oleada de denuncias hechas por las grandes potencias occidentales y Naciones Unidas, que consideraron que las elecciones organizadas por la junta militar en noviembre de 2010 carecían de credibilidad por excluir de estas a la principal fuerza opositora y a su líder, Su Kyi, quien por entonces cumplía arresto domiciliario.

Cuando el presidente Barack Obama anunció en octubre el viaje de Clinton, ya su emisario especial, Derek Mitchell, había mantenido en Birmania reuniones con miembros del Gobierno civil que el pasado marzo asumió el poder bajo la presidencia de Thein Sein, a su vez líder del partido afín al régimen militar declarado ganador de los comicios.

En sus ocho meses al frente del nuevo Gobierno civil, Thein Sein, un exgeneral que formó parte de la junta militar que rigió el país durante dos décadas, ha suavizado algunas de las restricciones a las libertades fundamentales y comenzado a cooperar con Suu Kyi y su movimiento opositor.

La censura es menos estricta, los sindicatos son legales y unos 200 presos políticos de los cerca de 2.000 que estaban encarcelados han sido liberados a raíz de una amnistía.

También el Gobierno de Thein Sein enmendó hace unas semanas la ley de partidos políticos que abrió la vía a la LND de Suu Kyi para solicitar formalmente su inscripción como partido con el objetivo de pugnar por escaños vacantes del Parlamento.

La formación de Suu Kyi, que ganó las elecciones celebradas en 1990 y cuyos resultados nunca han sido aceptados por los militares, fue ilegalizada en 2010 al negarse a participar en los comicios celebrados en noviembre, por considerar que eran antidemocráticos.

Los planes inmediatos de la LND, una vez sea reconocida como formación política, y según su portavoz, son seleccionar a los candidatos que presentará a las elecciones que se convocarán durante el primer trimestre del próximo año para ocupar 46 escaños vacantes del Parlamento y otros dos de las asambleas legislativas regionales.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es