14 de diciembre de 2019, 9:56:47
Mundo

Nubarrones de crisis en Egipto


Nubarrones de crisis en Egipto


Tras haber nombrado a un antiguo ministro de Hosni Mubarak, Kamal Ganzuri como primer Ministro, el presidente virtual del país, el general Mohamed Hussein Tantawi, ha declarado que la futura Constitución va a ser elaborada por un "consejo consultivo" y no por el Parlamento electo.


El Ejército egipcio no se muestra dispuesto a abandonar las riendas del poder. Tras haber nombrado a un antiguo ministro de Hosni Mubarak, Kamal Ganzuri como primer Ministro, el presidente virtual del país, el general Mohamed Hussein Tantawi, decidió este jueves dar una nueva vuelta de tuerca al declarar que la futura Constitución va a ser elaborada por un "consejo consultivo" y no por el Parlamento electo.

La cofradía de los Hermanos Musulmanes ha reaccionado inmediatamente denunciando este "golpe blanco"». El "consejo consultivo" estará compuesto de 30 personalidades que no han recibido ningun mandato popular. La cofradía musulmana estima que el Ejército quiere de esta manera marginar al Parlamento, en el que los "Ijuani muslimim" (Hermanos musulmanes) dispondrán de la mayoría según los resultados electorales hasta ahora conocidos. Los Hermanos Musulmanes no entrarán a formar parte de dicho consejo.

Las Fuerzas Armadas, que detienen el poder desde el derrocamiento del general Hosni Mubarak por los revolucionarios de la plaza Tahrir, no se muestran dispuestas a permitir que la futura Carta Magna sea elaborada por la cofradía islamista, alegando que ello supondría la introducción en la misma de principios de la Chariaa, la Ley islámica. Los militares esperan de este modo atraerse los apoyos de los sectores laicos, liberales y cristianos de Egipto.

Sin embargo los resultados electorales dan prueba del apoyo masivo que tienen las formaciones islamistas en Egipto, que han obtenido 113 de los 168 escaños en el Parlamento hasta ahora disputados. La formación política de los Hermanos Musulmanes, el partido de la Libertad y la Justicia, se llevó la parte del león con 80 escaños. El movimiento salafista Al Nur sacó 33 diputados.

Más allá de este primer resultado electoral –el proceso de elección sólo terminará en enero, y hasta febrero o marzo no se instituirá el nuevo Parlamento– lo que está en juego en la primavera árabe es la lucha por el hegemonismo del islamismo político que ha irrumpido en escena, por parte de los tres centros más importantes de la influencia religiosa islámica : Arabia Saudita, Irán y Turquía.

Aunque el surgimiento y desarrollo de la cofradía de los Hermanos Musulmanes en el conjunto de paises árabes, tuvo su matriz y sostén en Arabia Saudita, las actuales formaciones políticas que han irrumpido en las Elecciones como ganadoras – Enahda en Túnez, el PJD en Marruecos y el PLJ en Egipto – están siendo influenciadas por el « ejemplo turco ». Es decir, están llevando a cabo un aggiornamento de sus doctrinas, particularmente en lo que respecta a los derechos democráticos y libertades individuales.

Sin embargo Arabia Saudita sigue teniendo inefluencia dentro de estos nuevos partidos, aunque es en las corrientes salafistas donde posee más arraigo. Egipto es el primer país donde los salafistas obtienen un peso electoral importante. Los salafistas marroquíes y tunecinos no se han presentado en los comicios en los dos países, aunque disponen de un peso social creciente.

En cuanto a Irán, no quiere quedarse atrás de la lucha hegemónica en el mundo árabe, y está moviendo todos los resortes de apoyo a las corrientes chiitas, que en algunos países como Bahrein, Yemen e incluso en Arabia Saudita, son importantes. La influencia que tiene el protagonismo del partido libanes Hezbollah y el Hamas palestino en la juventud árabe es un caudal de atracción hacia el régimen de los ayatolas de Teherán. El Hizb ua Tahrir el Islamy, con fuerte presencia en Libia, en Jordania y en Palestina, tiende a coincidir con la esfera de influencia iraní, debido a su lema fundamental que es combatir « la ocupación israelí de Palestina » y « liberar el Qods » (Jerusalém).

Los próximos pasos de la primavera árabe se jugarán en términos de influencia del islamismo pragmático (turco), rigorista (saudí) o yihadista (iraní), estiman fuentes de inteligencia árabes.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es