16 de septiembre de 2021, 22:00:06
Opinión


Estados Unidos abandona Irak



El último convoy norteamericano abandonaba ayer Irak, con lo que quedaba completado formalmente el repliegue prometido por el presidente Obama. Por el camino han quedado nueve largos años, un billón de dólares y la vida de 4.500 militares estadounidenses, así como la de decenas de miles de iraquíes, muchos de ellos civiles inocentes. Washington intenta vender que no ha perdido esta guerra, aunque tampoco la ha ganado. De hecho, el balance no invita precisamente al optimismo. Las armas de destrucción masiva nunca aparecieron, la situación del país dista mucho de estar pacificada y queda la impresión de que las tropas norteamericanas abandonan suelo iraquí ante la imposibilidad de hacer algo medianamente positivo, fuera de haber librado al mundo y a su país de Sadam Hussein, un asesino en serie, responsable de miles de víctimas.

Muchos son los que piensan que esta retirada es algo precipitada y quizá tengan razón. Semejante esfuerzo en vidas humanas y dinero merecía dejar todo mejor atado de lo que se deja. Cabe hacer aquí una crítica a la diplomacia de la Casa Blanca, incapaz de llegar a acuerdos con las nuevas autoridades de Bagdad sobre las condiciones en que sus soldados podrían pertenecer más tiempo desplegados sin temor a represalias legales. En todo caso, hecho está, y toca ahora mirar al frente. Tiempo es también de examinar a conciencia la cantidad de errores cometidos, para que no se vuelvan a repetir.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es