21 de julio de 2019, 8:49:17
Sociedad

en argentina


Condena por falsear la identidad para cobrar una herencia



La misma pena fue impuesta por la Cámara del Crimen de la ciudad de Gualeguay a un notario que fraguó el acta de nacimiento de la imputada, mientras que un abogado que también intervino en la maniobra ilícita fue condenado a cuatro años y medio de cárcel.

Tanto María Godoy, de 30 años, como el notario Luis Galli y el abogado Walter Martínez fueron sometidos a juicio oral y público por estafa y falsificación de documentos para lograr que la mujer fuese nombrada única heredera de José Reggiardo, muerto a los 73 años en un accidente de aviación en 1998. El proceso se llevó a cabo cuando la imputada ya había vendido 1.000 de las 7.000 hectáreas de campos que tenía Reggiardo, dueño de propiedades valoradas en unos 35 millones de dólares.

El juicio responde a una denuncia de Mario Calderón, de 57 años, quien libró una batalla judicial con la que logró demostrar con pruebas genéticas que él es el único hijo de Reggiardo, fruto de una relación en su juventud con una empleada del establecimiento del hacendado.

Hijo natural

Al parecer, Reggiardo murió sin saber que tenía un hijo natural con la empleada. Para el poblado de El Cerro, en la provincia de Entre Ríos (noreste) y vecino a Gualeguay, a 240 kilómetros de Buenos Aires, donde Reggiardo tenía sus propiedades, el hacendado compartió 26 años de su vida con Luisa Arrúa sin dejar descendencia.

Las tramitaciones de los primos de Reggiardo para cobrar la herencia fueron interrumpidas en marzo de 1999 por Calderón, quien la reclamó para sí como hijo del hacendado y pidió una prueba genética para demostrarlo.

En noviembre de 1999, Godoy presentó un certificado de nacimiento de la ciudad entrerriana de Nogoyá, según el cual era la hija de Reggiardo y de Ramona Godoy y un testimonio del hacendado que avalaba tal documento, con lo que logró un fallo judicial que la nombró única heredera del fallecido. Pero la denuncia de Calderón desembocó en unas investigaciones que demostraron la falsedad de la documentación presentada por Godoy, certificada por el notario Galli y el abogado Martínez.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es