24 de enero de 2020, 7:52:17
Sociedad

igualdad


Carta de las Federaciones y Asociaciones por la Custodia Compartida a Ana Mato



Excma. Sra. Dª Ana Mato Adrover
Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad


Excma. Sra. Mato:

Me dirijo a usted como responsable del Área de Relaciones Institucionales de la Unión Estatal de Federaciones y Asociaciones por la Custodia Compartida (UEFACC). Mi nombre es Fernando Basanta Ortega. Aprovecho esta carta en primer lugar para felicitarle por su nombramiento como Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y asimismo presentarme como responsable de comunicación con las Instituciones en la organización antedicha. En segundo lugar, quisiera expresar mi deseo de mantener con usted, en esta legislatura, un contacto fluido y frecuente, al objeto de poder tratar con la debida profundidad los asuntos que afectan al colectivo que represento, que aglutina a más de cuarenta organizaciones constituidas para la defensa de la igualdad y la custodia compartida.

Desde UEFACC, deseamos hacerle llegar nuestro respaldo y agradecimiento por haber condenado sin circunloquios el asesinato perpetrado recientemente en Roquetas de Mar (Almería), y lamentamos profundamente que el fundamentalismo de género se le haya echado literalmente encima por utilizar una expresión que sin duda es la más acertada, además de valiente, por no ajustarse a los dogmas de la falsa igualdad que España ha venido padeciendo durante los últimos ocho años.

Al contrario de lo que ha manifestado este lobby minoritario y jugosamente subvencionado por el anterior gobierno, UEFACC espera que sus declaraciones no obedezcan a ningún lapsus, sino al principio de un cambio de rumbo hacia la lucha contra el maltrato desde una perspectiva integral, que proteja por igual a todos los miembros de la familia, y que acabe con el oportunismo y la demagogia de las asociaciones que durante todos estos años han vivido de los malos tratos, generando un gasto infame de recursos públicos al estado español, que no han servido para proteger a nadie, excepto a sus espurios intereses, económicos, por supuesto, que ahora ven amenazados tras el cambio de gobierno.

En el día en que se cumplen SIETE años desde la aprobación de la nefasta Ley de Violencia de Género, deseamos recordarle a Vd. y a los miembros de su gobierno, que en este golpe de timón no van a estar solos, ni en el Congreso ni fuera de él, porque tienen nuestro respaldo explícito y el del grupo parlamentario de UPyD, recogido con toda claridad en su programa electoral, para reformular la legislación sobre los malos tratos recuperando el artículo 14 de la constitución española, y desterrando de una vez por todas el delito de autor de nuestro ordenamiento jurídico. Violencia es violencia, la sufra quien la sufra y la cometa quien la cometa. Del mismo modo que el ejercicio de la violencia de una persona blanca sobre otra de color no tiene por qué obedecer a motivaciones racistas, la que ejerce un hombre sobre una mujer tampoco tiene que comportar necesariamente la expresión de un sentimiento de dominación machista. Por este motivo sus declaraciones son afortunadas y certeras, ya que a priori no se conoce cuál ha sido el móvil del crimen, y aunque debe condenarse, no es prudente ponerle apellidos.

Aquellos que, como Leire Pajín o Miguel Lorente, sólo están pendientes de la terminología que se utiliza para calificar un crimen, son los que deberían pedir perdón al conjunto de la sociedad española, y en especial a las víctimas del maltrato, por no haber tenido la decencia de condenar ni llevar la cuenta de los crímenes cometidos sobre menores, hombres o ancianos en el ámbito familiar, sobre los que jamás se ha realizado acto de repulsa alguno. Son las hienas que ven peligrar su lucrativo negocio, retroalimentado por una ley que ha desprotegido y desatendido todo tipo de maltrato, que se ha llevado por delante a más de un centenar de personas cada año, que ha lesionado los derechos fundamentales de cientos de miles de hombres y niños, y que por tanto debe derogarse sin la menor dilación.

Por último, y en aras de que este cambio de rumbo se consolide con garantías de éxito, nos parece fundamental que para esta nueva etapa se produzca cuanto antes la destitución de Dª Inmaculada Montalbán como Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, que jamás ha publicado informe alguno sobre violencia doméstica, y que por el contrario, sólo ha emitido informes relativos a violencia sobre la mujer, colaborando de este modo a ignorar y desatender la lucha contra la violencia familiar en el resto de direccionalidades.

Con la confianza de que asistamos a un nuevo modelo de gestión institucional en materia de igualdad, que recupere la senda de la honestidad y la eficacia, le enviamos un cordial saludo y le deseamos mucha suerte en su nueva andadura.


Fdo.: Fernando Basanta Ortega
Área de Relaciones Institucionales de UEFACC

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es