17 de septiembre de 2021, 1:03:23
Opinión


La guerra en el PSOE se recrudece



La elección del futuro Secretario General del Partido Socialista está trayendo mucha más cola de lo que a Ferraz le gustaría. Aunque hace unas semanas parecía que la ventaja de Alfredo Pérez Rubalcaba sería suficiente para auparse hasta lo más alto del PSOE, la recuperación de la ex ministra Chacón en las encuestas ha puesto de manifiesto la falta de unanimidad dentro del partido, incluso dentro de sus agrupaciones regionales.

En las últimas fechas, las encuestas han dado un vuelvo y es Chacón la que va ganando adeptos a buen ritmo entre los militantes socialistas. Tal es así que el equipo de la ex ministra de Vivienda y de Defensa espera echar por tierras las predicciones de Rubalcaba, que ha vaticinado su victoria en 15 de las 17 Comunidades en liza, y llegar con ventaja al congreso de Sevilla.

Este vuelco en los sondeos ha provocado el cisma en varias delegaciones autonómicas socialistas, que pretenden eludir la uniformidad de voto y que cada delegado se decante por uno u otro candidato en función de sus convicciones e ideales.

Un ejemplo de esta ruptura es Andalucía. La guerra en el seno del PSOE-A por la elección de los delegados que representarán a la agrupación regional, la más numerosa de España con medio centenar de representantes, en el próximo congreso federal es total y promete traer cola.

Durante años, Andalucía fue un bastión para el PSOE, pero ahora, tras la mayor derrota electoral en unas elecciones generales en la historia de la democracia de nuestro país y con los sondeos aupando a Javier Arenas a lo más alto del Gobierno regional, los socialistas andaluces sufren una grave ruptura interna de cara a las elecciones autonómicas y al congreso federal.

La pelea que mantienen desde hace tiempo el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, y la actual 'número dos' de José Antonio Griñán en la ejecutiva regional, Susana Díaz, está minando la cohesión del PSOE-A en la región. Al parecer, Díaz estaría, a juicio de Viera, inmiscuyéndose en la elección de los delegados de su jurisdicción de cara al congreso regional de este fin de semana, rompiendo así la supuesta neutralidad impuesta por Griñán, haciendo campaña a favor de Carmen Chacón junto con el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos.

De este modo, se evidencia una bicefalia dentro de la agrupación regional entre los defensores de la ex ministra de Defensa y los de Alfredo Pérez Rubalcaba, por quien da la cara Viera, que está dificultando la elaboración de una lista única y uniforme de delegados que represente a la región en el congreso federal, tal y como había pedido Griñán.

Por si esto no fuera poco, algunos pesos pesados dentro de la formación socialista, como el madrileño Tomás Gómez, echan en falta más debate entre los candidatos, algo que Marcelino Iglesias, secretario de Organización, descartó rotundamente, y creen que podría haber un tercer candidato proveniente de Andalucía que le intentara disputar de Secretaría a Rubalcaba y a Chacón.

El propio Gómez ha señalado tener “alguna información” al respecto y ha admitido no haber dado su aval ni a Chacón ni a Rubalcaba, algo que no descarta e incluso apuntaría a una tercera candidatura con él de cabeza visible.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es