18 de septiembre de 2019, 22:03:43
Opinion


MONTORO Y LOS 17 ESTADOS DE PITIMINÍ

Luis María ANSON


Lo dijo con claridad José María Aznar. España no puede sufragar el costo de 17 Estados. Son de pitiminí pero multiplican los edificios suntuosos, la crecida de los cargos, el número de funcionarios, la caravana de automóviles oficiales, los choferes, los asistentes, los escoltas, las secretarias, los viajes gratis total, los banquetes, los gabinetes de comunicación, los más varios despilfarros.
¿Quiere decir eso que la España de la Transición se equivocó al organizar el Estado de las Autonomías? No. Acertó. La fórmula es excelente. El error ha estado en no embridar a las comunidades autónomas con una reforma constitucional que debió hacerse quince años atrás, cuando los presidentes autonómicos se entregaron al derroche, a la deuda incontrolada y al déficit creciente.
Al final ha ocurrido lo que tenía que ocurrir. Una buena parte de las comunidades autónomas están al borde de la quiebra. El ministro Montoro las ha reunido para subrayar la gravedad de la situación. O se reducen a lo que señala la Constitución y contienen sus derroches y desmesuras o el Gobierno de la nación intervendrá para imponer lo que no sería necesario si los presidentes autonómicos aceptan su papel. Un papel que es muy importante pero que está a años luz del que desempeña un jefe de Estado.
Bien, pues, por Cristóbal Montoro. Ha hablado con claridad y con la autoridad de unas elecciones abrumadoramente ganadas. Para cumplir con ese 4% de déficit al que España se ha comprometido para este año 2012 ante la Unión Europea, las comunidades autónomas, sin excepción alguna, deben equilibrar sus gastos y sus ingresos. Empezamos a andar por el buen camino.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es