26 de septiembre de 2021, 15:21:48
Nacional

El ex ministro lleva ventaja, aunque la catalana está recortando distancias


Rubalcaba, alarmado por la remontada de Chacón, ensucia la carrera por la Secretaría General


Las espadas se encuentran en todo lo alto a escasas dos semanas del trigésimo octavo congreso federal del PSOE. Los, por ahora, dos únicos candidatos, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carmen Chacón, han dejado de lado las buenas formas y poco a poco se van enzarzando en una batalla cada vez más sucia en busca de la Secretaría General del PSOE, con reproches personales, acusaciones de amaño y oscuros episodios con delegados que surgen de la nada. Casi un millar de delegados tendrán la última palabra el próximo día 4, aunque la elección ya ha quedado empañada y algunos apuntan a una mano negra del aparato en favor del ex ministro del Interior.


Tras la histórica derrota electoral a manos de Mariano Rajoy el pasado 20 de noviembre, el Partido Socialista está sumido en un proceso de refundación que intenta dar carpetazo al pasado y afrontar la próxima Legislatura, que lidiará en minoría tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, con la mayor cohesión y fortaleza posibles.

Para ello, Ferraz tiene previsto que el congreso federal que se celebrará en Sevilla los días 3, 4 y 5 de febrero, y en el que se elegirá al nuevo líder del partido, suponga el pistoletazo de salida para el nuevo socialismo español, una renacida formación que, en boca de su propio secretario de Organización, Marcelino Iglesias, "defienda los derechos de todos los españoles sin distinción".

La elección del nuevo líder, lejos de ser una cuestión resuelta, se ha ido encarnizando en las últimas fechas a medida que Carmen Chacón, ex ministra de Vivienda y de Defensa y para muchos 'delfín' del ex presidente Zapatero, ha ido ganando adeptos entre los militantes y recortando distancias en los sondeos a Alfredo Pérez Rubalcaba, hasta hoy su único contrincante. De este modo, los discursos de ambos candidatos se han ido llenando cada vez más de alusiones y reproches personales que han afeado la campaña, al tiempo que oscuros episodios, denunciados desde las propias filas socialistas, se han ido sucediendo a medida que avanza la campaña.

Mientras Rubalcaba ha menospreciado en reiteradas ocasiones la candidatura de su contrincante apuntando que el socialismo español no requiere de un liderazgo encabezado por la ex ministra, Chacón no se ha cortado a la hora de repetir que el PSOE necesita rejuvenecerse y cortar con un pasado que les ha llevado a la mayor derrota electoral en la historia de la España democrática.

A comienzos del mes de enero, la batalla por las primarias socialistas se decantaba de forma notable por el ex candidato del PSOE a la Presidencia, pero los ecos que resuenan desde las bases pidiendo un socialismo nuevo, renovado y con ideas frescas ha permitido que las tornas se hayan dado la vuelta y sea Chacón la que va lanzada de cara al congreso federal.

Este vuelco en los sondeos ha sido un toque de atención para el equipo del ex ministro del Interior, que ha empezado a movilizar toda su batería de influencias con el objetivo de afianzar sea como sea la victoria de su cabeza de lista. Además, la oferta de Chacón a Rubalcaba de contar con él en una futura Ejecutiva liderada por la ex ministra ha sido interpretado como un signo de condescendencia innecesario.


Carmen Chacón


¿Por quién se decanta cada uno?
A lo largo del primer fin de semana de febrero, 956 delegados socialistas están llamados a las urnas, entre los que no contabilizarán ni a Zapatero ni a Rubalcaba ni a Chacón al formar parte de la Ejecutiva del partido, para elegir al nuevo secretario general. Aunque el voto es individual, las consultas regionales y locales para la elección de los delegados ya arrojan una aproximación de hacia qué lado se decantará la balanza en el momento crucial: las 14.00 horas del día 4.

"El congreso federal tiene que ser, necesariamente, el botón de reinicio del socialismo, y para que eso ocurra tienen que implicarse todos los estamentos del partido, desde la cúpula ejecutiva hasta las bases más llanas, que al final serán las que tengan la última palabra, le pese a quien le pese, porque sólo así el PSOE logrará salir del bache en el que está sumido que, por cierto, no es tan profundo como algunos insisten en señalar", sostiene en declaraciones a este periódico Milagros Coria, socióloga y analista independiente.

Lo que sí se ha ido confirmando en las últimas semanas son los apoyos con los que cuenta cada uno. La mayoría de los llamados barones regionales han ido decantándose por uno u otro candidato teniendo el ex ministro del Interior el respaldo de la mayoría de ellos.

A día de hoy, parece seguro que Rubalcaba contará con el voto de Patxi López (País Vasco), Javier Fernández (Asturias), Jorge Alarte (Valencia), Óscar López (Castilla y León) y Pachi Vázquez (Galicia), así como de los máximos representantes de Canarias, Cantabria, Murcia, Baleares, Ceuta y Melilla. Además, cuenta con el respaldo de personajes de peso dentro del socialismo español como Txiki Benegas, Alfonso Guerra, Francisco Fernández Marugán, Trinidad Jiménez, Diego López Garrido, Ramón Jáuregui o Rafael Simancas.

"Por experiencia, por recorrido, por contactos y por poder, es lógico que Rubalcaba cuente con los apoyos de la gente de arriba, de las figuras eminentes del partido, algo que, sin ser decisivo de cara a las urnas, es de gran ayuda porque le dota de un aura de candidato del oficialismo, del establishment", afirma en conversación con EL IMPARCIAL Juan Carlos Segre, politólogo. Una idea muy similar a la que expone Coria, que cree que Rubalcaba "tiene un 60 por ciento de posibilidades de ganar, pero la historia nos dice, y la elección de Zapatero en 2000 es un claro ejemplo, que en este tipo de situaciones todo puede pasar, aunque lo tiene (el ex ministro) todo de cara".

Por su parte, Chacón cuenta con el apoyo de Tomás Gómez (Madrid), José María Barreda (Castilla-La Mancha), Pere Navarro (Cataluña) y Roberto Jiménez (Navarra), cuatro barones de peso dentro del organigrama de Ferraz. Además, del lado de la ex ministra de Defensa se han manifestado Pedro Zerolo, Francisco Caamaño o Eduardo Madina.

Ahora bien, el hecho de que el líder de cada región se decante por uno de los candidatos no quiere decir que el resto de los delegados de la Comunidad lo haga. Sin ir más lejos José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía, una de las grandes incógnitas y quizás la batalla electoral más crucial de toda la campaña, señalaba esta misma semana que él "encabezara una lista de consenso que refleje la mayoría social de la ejecutiva provincial", con independencia, supuestamente, de sus convicciones personales, que se decantan del lado de Chacón.

En este sentido, Segre cree que la ex ministra catalana "cae mejor en las bases, a pie de calle, porque no está tan quemada por su hacer en el anterior Gobierno y porque la imagen de vieja guardia ya cansa dentro del socialismo militante, que necesita renovar las caras tras la tremenda derrota de noviembre".

Una opinión diferente es la que maneja Íñigo Errejón, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), que cree que "las simpatías que despierten cada uno en las bases no implica necesariamente una victoria, ya que el congreso se decidirá más en clave interna en torno al control de determinados sectores del aparato, lo que es una mala noticia porque el PSOE resolverá el problema del liderazgo pero no la crisis electoral y política que se evidenció el 20-N".

Teniendo esto en cuenta, Baleares, Valencia, Canarias, Asturias o Galicia, rubalcabistas en principio, pueden ser feudos en los que Chacón recorte distancias frente a su rival. Por su parte, Extremadura, La Rioja y Aragón son las tres grandes incógnitas de la ecuación electoral.

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con los equipos electorales de ambos candidatos sin haber podido obtener ninguna declaración oficial.

No todo es juego limpio
Pero no todo está siendo tan idílico. Si bien el PSOE prometía un proceso neutral y transparente en la elección del nuevo secretario general, lo cierto es que la campaña electoral se ha visto empañada por varios episodios que ponen en tela de juicio la limpieza de las primarias de la formación.

Tomás Gómez, máximo responsable de los socialistas madrileños, denunciaba esta semana la injusticia cometida en la agrupación de Móstoles, cerrada por Ferraz desde hace tiempo por presuntas irregularidades. Al parecer, la delegación mostoleña habría sido reabierta, en lo que algunos han llegado a calificar de "cacicada", para recabar apoyos en forma de nuevos delegados imprevistos para la candidatura de Rubalcaba, que ha visto cómo en Madrid sus delegados disminuían yéndose de manera alarmante hacia el lado de Chacón.

Pero puede que el episodio más grave se haya registrado en Andalucía. La elección de Sevilla como sede del congreso federal no ha sido casual, puesto que el PSOE quiere reforzar su imagen en la región de cara a las elecciones autonómicas de marzo, sobre todo teniendo en cuenta que los sondeos otorgan al popular Javier Arenas una cómoda ventaja de nueve puntos que le hacen casi rozar la mayoría absoluta.

Algunos militantes andaluces, como el alcalde de la localidad de Dos Hermanas, Francisco Toscano, o el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, han denunciado presiones de la Junta para que orienten su voto hacia Chacón. Aunque en la Comunidad Autónoma presidida por José Antonio Griñán se ha impuesto una "neutralidad activa", lo cierto es que varios representantes de la Junta han empezado a hacer campaña por uno u otro candidato crispando el ambiente dentro de las propias filas. Tanto es así que la desunión dentro del PSOE-A amenaza con empañar el próximo congreso y dar el toque de gracia a las aspiraciones de Griñán por revalidar la Presidencia autonómica. Hasta tal punto ha llegado la tensión en el seno de la agrupación autonómica que el propio presidente Griñán confirmaba este viernes que no iría a la elección de delegados regionales.

"Chacón tiene un perfil más conciliador, puede que el hecho de ser la bandera de la mujer moderna dentro del partido sume en esta dirección, y Rubalcaba está más acostumbrado a la pelea, al reproche y a nadar en las corrientes políticas, por eso todo lo que está pasando le favorece a él, que tiene un largo recorrido en lidiar con situaciones de gran hostilidad", apunta Coria.

Fuentes del PSOE andaluz consultadas por este periódico no han confirmado ni desmentido estas maniobras, pero sí han achacado las acusaciones referidas a las presiones de voto a "los típicos rumores que acompañan a toda elección cuando hay mucho en juego, eso denota implicación y relevancia".


Alfredo Pérez Rubalcaba


¿Una tercera vía?
Otro frente abierto dentro de las primarias del PSOE es el de los candidatos. Si bien Rubalcaba y Chacón oficializaron sus candidaturas hace tiempo, todavía hay rumores de que una tercera alternativa podría hacer acto de presencia en la campaña electoral.

Algunos analistas ven en el distanciamiento de Tomás Gómez, que afirmaba recientemente tener información acerca de una tercera vía, una señal inequívoca de sus intenciones a optar a la Secretaría General. El madrileño goza de una gran simpatía entre las bases socialistas, aunque no así entre la Ejecutiva y un gran número de barones. "Gómez está esperando su momento, Madrid se le queda pequeño y el vacío de poder que hay ahora mismo le convierte en una opción muy jugosa, pero creo que la decisión dependerá de cómo se desarrollen las elecciones a delegados de este fin de semana", apunta Segre.

Otros dentro de Ferraz también han señalado a Eduardo Madina como un posible candidato al ser una figura joven pero ligada a la anterior etapa de Zapatero, aunque el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista no ha querido pronunciarse al respecto.

"Espero, por el bien del PSOE, sobretodo de cara al exterior, que se presente alguien más, el hecho de que la Secretaría se la disputen dos personas que han llevado al país a la situación actual no vende ni dentro ni fuera y eso puede lastrar al próximo líder socialista de cara a recortar diferencias con Rajoy, un presidente que, pese a todo, representa un verdadero cambio de rumbo", sostiene Coria.

Por su parte, Errejón cree que sería muy constructivo una tercera vía, pero no cree que sea una opción real. "Otra alternativa sería muy positivo siempre y cuando implicara alguna diferencia sustancial de ideas, además de en el lema y en la cara, que pusiera sobre la mesa una reflexión crítica acerca de la pérdida de cinco millones de votantes y qué se puede hacer para recuperarlos, porque hasta ahora sólo hemos escuchado excusas del tipo 'no se han entendido bien nuestras propuestas'".

Los que sí han anunciado su intención de presentarse a las primarias como candidatos son cuatro militantes andaluces, José Castellano Remesal, Antonio Quero, Luis Ángel Hierro y Manuel Pérez, que están intentando reunir el 10 por ciento de firmas necesarias para formalizar su candidatura y poder concurrir.

Con poco más de diez días de campaña por delante, las primarias socialistas entran en su fase crucial y los candidatos están inmersos en maratonianas jornadas de campaña en busca del voto que les haga victoriosos. Rubalcaba y Chacón representan dos maneras diferentes de ver y entender el socialismo, a pesar de haber compartido Gabinete, y de esa distancia ideológica "depende el futuro inmediato de Ferraz", señala Segre. El próximo día 4 se resuelve la incógnita.

Para contactar: [email protected]
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es