5 de julio de 2020, 22:31:55
Cultura

polémica torre pelli


La Unesco gana el pulso a Sevilla, de momento





El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, ha afirmado en rueda de prensa que la prioridad municipal va a ser alcanzar un acuerdo y ha añadido que el Ayuntamiento confía en que Cajasol, como entidad sevillana, "no va a ir contra los intereses de sus principales impositores, que son los ahorradores sevillanos". En caso de que no se logre un acuerdo, el Ayuntamiento "tendrá que actuar" y recurrirá a la suspensión cautelar de las obras, ha añadido Vílchez.

"No podemos perder la calificación de Patrimonio de la Humanidad ni permitir que la torre siga creciendo y hacer algo irreversible", ha dicho el delegado de Urbanismo en referencia a esta obra que ya tiene levantadas 16 de sus 43 plantas.

Ha relatado que el alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), mantuvo ayer un primer contacto telefónico con el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, en un tono "cordial" que es el que esperan mantener porque el Ayuntamiento confía en llegar a una "paralización consensuada".

La afirmación del delegado se produce un día después de que la Unesco advirtiera a Sevilla de que la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar perderán la categoría de Patrimonio de la Humanidad si no modifica la Torre Pelli, ya que su diseño de 178 metros de altura tiene, en palabras del organismo internacional, "un excesivo e indudable impacto negativo" en una zona de gran interés histórico-artístico.

Según Vílchez, perder la categoría de Patrimonio de la Humanidad "supondría para la ciudad un enorme desprestigio desde el punto de vista económico y turístico", y para las autoridades municipales es prioritario "el interés turístico y paisajístico y no entrar en la lista negra de ciudades que lo ponen en peligro".



Ha dicho que con este informe, Sevilla no puede pedir que otros monumentos como la Torre del Oro, la Semana Santa o la Feria de Abril -estas dos últimas en la categoría de Patrimonio Inmaterial- alcancen dicha categoría, lo que permitiría a la ciudad "entrar en circuitos turísticos importantes para salir de la crisis".

Vílchez ha afirmado que el Ayuntamiento, que debe presentar sus alegaciones antes del 1 de febrero, "no se plantea alegar en defensa de los 178 metros", que es la altura prevista para la torre, aunque a preguntas de los periodistas no ha querido decir cual sería su tope, pues antes se lo notificarán a la caja de ahorros propietaria.

Ha afirmado que su propuesta a Cajasol es paralizar de inmediato el crecimiento en altura pero no el aparcamiento ni el resto de las obras, ya que "en ningún momento", ha remarcado, quieren "una resolución que perjudique al empleo".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es