18 de enero de 2020, 13:32:20
Sociedad

anuncio del ministro del interior


La huella genética estará en la ficha policial de los violadores y delincuentes más violentos


El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido este martes en la Comisión para desvelar las líneas generales de su programa de Gobierno. La protección de los desprotegidos será un objetivo prioritario de seguridad de este departamento y por ello se va a “incluir la huella genética en la ficha policial a todos los detenidos por delitos sexuales o violentos graves. La gestión eficaz de los centros de inmigración ilegal, así como la racionalización de los recursos escasos son también prioridades para el titular de Interior.


El ministro Fernández Díaz ha comenzado su comparecencia en la Comisión de Interior diciendo que su departamento cuenta con un presupuesto prorrogado de algo menos de 8.500 millones de euros y con un déficit de más de 217 millones de euros. Aún así, “el compromiso es hacer más con menos y volcarse en el objetivo de conseguir que España sea un país más seguro”.

En este sentido, el titular de Interior ha anunciado que “para poner coto a la reiteración delictiva que hoy tiene escasa repercusión penal, en especial en esos delitos considerados menos, es necesario una reforma del Código Penal y de la legislación procesal que implique medidas cautelares a los delincuentes habituales como a los multirreincidentes que puedan llegar a suponer hasta la prisión preventiva”.

Para poder ejercer de manera eficaz la protección de los desprotegidos Fernández Díaz ha confirmado que se “incluirá la huella genética en la ficha policial a todos los delincuentes por delitos sexuales o violentos graves, con pleno amparo legal”.

Otro foco de interés para el ministerio es el fenómeno de la inmigración que según el ministro “debe desarrollarse por cauces legales para evitar problemas de convivencia”. Por ello, “ es vital fijar o renovar los convenios de colaboración con los países africanos que son origen o tránsito de una buena parte de la inmigración ilegal”.

Clave será también renovar el planteamiento y la gestión de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), algunos de los cuales “requieren cambios de cierto calado que, por supuesto, el Ministerio va a abordar”. “El tipo de internos ha variado y mientras el 57% de los extranjeros internos expulsados en el 2009 tenían delitos a sus espalda, ese guarismo ha alcanzado en 2011 el 80%”, ha aseverado Fernández Díaz que ha propuesto “poner en marcha un reglamento que marque la pauta en los centros y articule fórmulas racionales en la gestión”. Lo que significa que la Policía se encargue de la seguridad mientras que otro tipo de personal se ocupe del resto de tareas.

En el orden de racionalizar los recursos escasos disponibles, el ministro ha planteado la reducción del número de escoltas. Así, Fernández Díaz ha dicho que “se ha iniciado un plan que tiene por objeto reducir los servicios de escoltas, debido a las necesidades de austeridad y el descenso de la tensión por la violencia terrorista en España”. Se tratará de tender a una equiparación con otros países de nuestro entorno cuya política de protección es infinitamente menor”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es