13 de diciembre de 2019, 2:48:14
Opinion


PSOE: una ejecutiva incierta



Alfredo Pérez Rubalcaba cerraba ayer, tras una maratoniana discusión de ocho horas, la composición de la nueva ejecutiva socialista. Es ésta una ejecutiva que tiene ante sí dos retos cruciales: por un lado, reconstruir un partido minado desde sus actuales cimientos y, por otro, implementar las pautas de lo que va a ser la labor de oposición de estos próximos cuatro años. Ha ganado Rubalcaba y, por tanto, justo es que sea él quien escoja a quienes estime más adecuados para esta andadura. El hecho de que sólo dos “chaconistas” formen parte de la recién creada ejecutiva no es especialmente relevante. Sí lo es, en cambio, la elección de José Antonio Griñán como presidente del PSOE.

Las causas de este nombramiento son, cuando menos, artificiosas. Griñán -que, por cierto, apoyaba a Chacón-tiene una cita con las urnas el próximo mes de marzo que puede resultar histórica, toda vez que se enfrenta a una eventual derrota a manos del PP, quien podría arrebatarle por primera vez la presidencia de la Junta de Andalucía. El tiempo dirá si ha sido una buena estrategia convertir en presidente a Griñán como baza electoral para las andaluzas, aunque parece que hay estrategias bastante más acertadas. Además, el caso de los ERE fraudulentos amenaza con erosionar gravemente la imagen de los socialistas andaluces, con su presidente a la cabeza.

Hay, sin embargo, otros nombres interesantes. Gentes con experiencia, como Jaime Lissavetzky o Elena Valenciano; o valores de futuro como Emiliano García-Page u Oscar López que están llamados a convertirse en referentes de un PSOE muy necesitado de caras nuevas. De lo que empiecen a hacer a partir de ahora dependerá que puedan ser alternativa de gobierno más pronto que tarde.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es