28 de enero de 2021, 0:26:31
Opinión


Energía nuclear,
de entrada no



Una de las primeras decisiones que tendrá que abordar Zapatero a partir de la próxima semana será decidir si sigue los consejos de un dossier que desde hace meses tiene encima de la mesa sobre la dependencia energética de España. En sus conclusiones, el escrito se decanta por reactivar la energía nuclear siguiendo los pasos de Francia.

El informe del FMI que reduce a la mitad el crecimiento económico previsto por Solbes, el continuo incremento de los precios del crudo y las exigencias cada vez mayores de los países productores de gas, dejan a la economía española expuesta a una crisis que puede durar toda la legislatura. Esta situación dinamitaría los planes de Zapatero, expuestos en su discurso de Investidura, de mantener el gasto social -base de su éxito electoral- sin subir los impuestos

De apostar por la energía nuclear, Zapatero tendría que dar un giro de 180º al programa electoral socialista que indica textualmente: "mantendremos el compromiso de sustitución gradual de la energía nuclear por energías seguras, limpias y menos costosas, cerrando las centrales nucleares de forma ordenada en el tiempo al final de su vida útil".

Un cambio de tanta trascendencia le obligaría a reeditar la estrategia de Felipe González con su sibilino eslogan "OTAN, de entrada no" con el que ganó el referéndum por el que España ingresó en la Alianza Atlántica. No sería de extrañar que dentro de poco Zapatero se saque de la chistera "Energía nuclear, de entrada no" para poner en marcha nuevas centrales. Todo vale para rebajar la factura energética.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es