BORRELL: NI EMBAJADAS NI ESPÍAS