PUIGDEMONT: ADEMÁS, CON CHULERÍA