RAJOY, CONTRA LAS CUERDAS