SÁNCHEZ, EN ESTADO DE ALARMA