“DIOS MÍO, QUÉ SOLOS SE QUEDAN LOS MUERTOS”