SÁNCHEZ, EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL Y EL REFERÉNDUM