BIENVENIDO, MÍSTER BERLANGA, AL PRIMER CENTENARIO