Trapero, última víctima del 1-O
El peligroso plan de Sánchez para apaciguar el desafío secesionista