El PSOE elude su responsabilidad en los ERE
La utopía (o memez) del Gobierno constitucionalista