RTVE, al servicio del PSOE
Sánchez se va, España respira