www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google
Mas vuelve a engañar a Rajoy

Mas vuelve a engañar a Rajoy

martes 14 de octubre de 2014, 11:01h

Cuando Rajoy y la mayoría de los españoles se frotaban las manos al creer que la Generalidad se rendía ante el peso de la ley al anunciar que no se podía celebrar la consulta, el presidente de la Generalidad ha vuelto a cambiar el discurso y, esta misma mañana, ha insistido en que “se celebrará la consulta el 9-N, con la misma pregunta, con urnas y papeletas”. ¿A qué juega este hombre? ¿Ha perdido definitivamente la cabeza? ¿Le han presionado desde ERC, la ANC y todos los grupúsculos independentistas con escabecharle si se rendía? La “buena noticia” que celebraba Rajoy ha durado unas pocas horas. Artur Mas le ha vuelto a engañar.

Cuando parecía que el presidente de la Generalidad se había quedado sin fuerzas para seguir adelante con el llamado proceso soberanista, que se había dado cuenta de que ya no podía seguir tirando de la cuerda y que corría serios riesgos si continuaba con su empeño en celebrar la consulta, ha vuelto a desafiar al Estado. El último cartucho que quiere disparar, ahora se llama “proceso participativo”; que significa sacar las urnas el 9-N para votar no se sabe qué.

Según las primeras declaraciones de Junqueras, los republicanos independentistas de ERC están decididos a organizar el referéndum y a instalar las urnas el 9-N. Dicen que el proceso participativo no puede sustituir a la consulta secesionista y ya amenazan con declarar unilateralmente la independencia desde el Parlamento catalán sin miedo a incurrir en la desobediencia civil. Los grupúsculos más independentistas les apoyan y exigen a Artur Mas “urnas, urnas y urnas”. Y Artur Mas se ha rendido para evitar ser tachado de traidor y cobarde. Pero puede ser otra finta para seguir ganando tiempo. Resulta imposible saber qué decidirá esta tarde.

El caso es que el presidente de la Generalidad ha decidido seguir adelante. Como decíamos en el último confidencial, Artur Mas ya solo tiene una salida: dimitir. Ha engañado a los catalanes, les ha hecho creer que se celebraría el referéndum como estaba previsto, a sabiendas que no era posible. Ha mentido y sigue mintiendo, pues un día dice una cosa y, al siguiente, la contraria.

Pero en su último mensaje deja la puerta abierta para el que quiera seguir adelante y sacar las urnas el 9-N. Y, en ese caso, con Artur Mas en retirada, el testigo lo tomaría ERC con las más que previsibles y peligrosas consecuencias que ello conllevaría. El conflicto, pues, no ha concluido. Los independentistas catalanes han perdido, como no podía ser de otro modo, la batalla de la legalidad. Pero aún quedan muchos chiflados en los partidos más radicales dispuestos a todo: a saltarse la legalidad, a declarar la independencia y a proclamar la desobediencia civil. El papel de Artur Mas aún está por determinar. Y cada día resulta más evidente que están dispuestos a todo con tal de ganar su guerra. A todo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios