www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PRESIDENTE CREE QUE "RUBALCABA COMETIÓ UN GRAN ERROR" MARCHÁNDOSE

Rajoy refuerza la comunicación para que el discurso salve la gestión

miércoles 17 de diciembre de 2014, 10:45h
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. Efe
Ampliar
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. Efe

Mariano Rajoy departió este martes con los periodistas habituales de Moncloa en la tradicional copa de Navidad. Compartió protagonismo con Soraya Sáenz de Santamaría, más resuelta con los medios de comunicación, y de forma inesperada con José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, que de ahora en adelante será portavoz adjunto del Gobierno, haciendo las labores de la 'número dos' durante la semana para aclarar a la prensa todas aquellas cuestiones que susciten interés y para las que hasta la fecha había que esperar a declaraciones informales en los pasillos del Congreso o Senado o a la comparecencia posterior a los Consejos de Ministros.

“Voy a dedicarme a hablar”, aseguró Rajoy, que minutos antes había determinado dejar en manos de Rafael Hernando la Portavocía del Grupo Parlamentario Popular, en otro gesto claramente ligado al discurso, al relato con el que el Ejecutivo quiere convencer a los españoles en los próximos meses del acierto en la gestión. El presidente se negó a reconocer que se haya escondido y lo apoya en las, concretó, “48 ruedas de prensa este año”. Sí admitió que la principal tarea en 2015 son la “pedagogía” y dejarse ver e intervenir en tantos foros como sea posible, aunque, protestó en tono de broma más tarde, “a veces te preguntan cosas que no sabes qué decir”.

“Rubalcaba cometió un gran error”
Un Rajoy aparentemente despreocupado regateó las principales preguntas en relación con las autonómicas y municipales. También con las generales, para las que “queda mucho”, afirmó. “No he decidido candidatos”, dijo también. “¿Puede decir al menos cuál es el perfil que busca para Madrid?”, intentó un compañero. “Uno que vaya a ganar”, contestó infranqueable el presidente, que no espera un “batacazo” y que ni se plantea otro aspirante que no sea él para un segundo mandato del Partido Popular, pese a que Sáenz de Santamaría fue insistentemente interrogada para que revelase si su visita a las tropas en Afganistán o el paulatino ascenso de sus colaboradores tienen una segunda lectura.

A día de hoy, el rival socialista en esas generales es Pedro Sánchez, que no gusta a Rajoy. Criticó que sigue sin conocer qué reforma de la Constitución quiere llevar a cabo su oponente y deslizó que le preocupan sus bandazos, sus, entiende, coqueteos con idearios alejados del centro. Para el presidente, la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba fue “un gran error”. Preguntado por EL IMPARCIAL sobre si prefiere a Susana Díaz como rival, optó por no ahondar en un asunto sobre el que lo único claro es lo que dirigió a Sánchez hace algunas semanas en el Congreso: “El PSOE estaba mucho mejor con Rubalcaba que con usted”.

“Hay que rezar para que no le pase nada a Grecia”
Por último, Rajoy volvió a matizar aquello de que la crisis es ya “historia” y lo reemplazó esta vez por que “en muchos sentidos ha sido superada”. Enumeró las cifras del sector del automóvil, del inmobiliario o del comercio minorista para apoyar esta tesis y celebró la “paz social” tras el acuerdo con patronal y sindicatos para conceder ayudas a los parados de larga duración y ya sin sostén económico para subsistir. Su optimismo se moderó cuando habló de Europa: “Hay que rezar para que no le pase nada a Grecia”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios