www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CIUDADANOS Y PODEMOS TENDRÁN ESPECIAL PROTAGONISMO EL 27 DE SEPTIEMBRE

Elecciones en Cataluña: por qué esa fecha, temperatura del separatismo y cuál sería hoy el resultado

jueves 15 de enero de 2015, 11:00h
Las elecciones anticipadas del 27 de septiembre en Cataluña son la "segunda vuelta" del 9-N. Artur Mas y Oriol Juqueras quieren un respaldo masivo a sus aspiraciones y por ello no han dejado al azar ningún detalle, empezando por la fecha. A día de hoy obtendrían la ansiada mayoría en unos comicios en los que habrá que estar atentos, por distintas razones, a Ciudadanos y a Podemos.
Artur Mas, presidente de Cataluña. Efe
Ampliar
Artur Mas, presidente de Cataluña. Efe

Artur Mas ha convocado las terceras elecciones autonómicas en menos de cinco años. En esta ocasión, para poner a prueba la fuerza del secesionismo en un proceso conforme a la ley y al que esta vez sí acudirán ciudadanos de distinta sensibilidad puesto que, aunque pueda no parecerlo, el 27 de septiembre los catalanes determinan quién les gobernará y cuál será la configuración de su Parlamento para muchos otros asuntos además del que acapara todas las atenciones.

Entrevistado por El Imparcial días antes de la consulta, Jaume Marfany, vicepresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), adelantó que el 9-N era la "primera vuelta" previa a una "segunda" en forma de "elecciones anticipadas". Marfany era consciente de que "la primera" no les daría "un mandato democrático claro", pero también de que sí pueden "obtenerlo" en la que está por venir.

Mas y Oriol Junqueras se reunieron este miércoles precisamente con la máxima responsable de la ANC, Carme Forcadell, y también con los de Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Muriel Casals y Josep Maria Vila d'Abadal, respectivamente. El encuentro, que superó las cuatro horas, acabó con un posado para mostrar unidad.

La Diada como trampolín
En torno a estos comicios, con las reservas propias del tiempo que resta, son pertinentes al menos tres lecturas para comprender las razones de la fecha elegida, el estado de las cosas en lo que a apoyo a la independencia se refiere y, por último, la intención de voto y el papel que recién llegados, como Podemos, o en ascenso, como Ciudadanos, puedan desempeñar en el futuro de Cataluña.

Sobre el primer punto, bastaría con decir, además de que marcarán el camino a las generales, pocas semanas después, que la campaña se abre oficialmente el 11 de septiembre. Es decir, en la Diada. El separatismo quiere arrancar la recta final hacia las urnas con el impulso de una jornada de la que espera presencia masiva en las calles tanto de personas como de simbología propicia a sus intereses, tal y como ocurrió, sin ir más lejos, en la pasada. En los nueve meses hacia el 27-S, Mas y Junqueras, admitieron este miércoles, quieren "culminar las estructuras del Estado".

En relación con el segundo, el sondeo más reciente, elaborado por la Generalitat a través del Centro de Estudios de Opinión (CEO), correspondiente a diciembre, muestra por primera vez desde 2012 una victoria del 'no' a la independencia sobre el 'sí' -aunque débil, con un 45,3 frente a un 44,5 por ciento-. En esta encuesta, cerca del 60 por ciento de los catalanes responde que el principal problema en este territorio son el paro y la precariedad laboral.

Ciudadanos se impone a PSC y PP; Podemos, al acecho
En intención de voto, también según este trabajo del CEO, hay empate técnico entre CiU y ERC -21,9 y 21 por ciento de los votos-, con un PSC que supera con apuros el 10 por ciento en cuarto lugar y en quinto, un PP que, con un 8,8 por ciento de estimación, perdería entre 7 y 8 escaños respecto a 2012. En tercer lugar, Ciudadanos -11,3 por ciento-, que sería primera fuerza no secesionista en el Parlamento de Cataluña. Podemos irrumpiría como sexta fuerza -8,2 por ciento-, a escasas décimas de los 'populares'.

Ya sólo sumando la previsión de escaños de CiU (34-36) y de ERC (34-35), la mayoría absoluta de la ofensiva soberanista –son necesarios al menos 68- estaría garantizada, aún más si se agregan los correspondientes a ICV-EUiA (7-8) y CUP (7-8). A tener en cuenta, como ya se ha mencionado, que el partido de Albert Rivera ha tomado la cabeza en el discurso contra los deseos de este bloque, cuestión que preocupa en Moncloa por su significado también en clave nacional.

En una posición intermedia entre las dos principales posturas, un Podemos favorable a la permanencia de Cataluña en España pero también al derecho a decidir, discurso que araña votantes, aunque de forma desigual, al resto de opciones, y que sólo acaba de instalarse en esta autonomía, por lo que conviene esperar a una mayor definición de líderes y programa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios