www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL CSD HA DETECTADO USOS MAL JUSTIFICADOS DE PARTIDAS PÚBLICAS

Villar amenaza con paralizar el fútbol tras los intentos del Gobierno de luchar contra la corrupción en el deporte

Javier Nuez
x
javiernuezelimparciales/11/6/11/23
domingo 01 de febrero de 2015, 18:55h
Villar amenaza con paralizar el fútbol tras los intentos del Gobierno de luchar contra la corrupción en el deporte

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, trata de conocer el uso que ha hecho la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de los fondos públicos que recibe y que sus técnicos han considerado como mal justificados. Villar, presidente de la RFEF investigado por la FIFA en el escándalo de corrupción que envolvió a la elección de las sedes mundialistas de 2018 y 2022, amenaza por su parte con paralizar las competiciones como protesta.

Villar, que lleva al frente de la RFEF desde el 29 de julio de 1988 –y planea presentarse a la reelección en 2016-, amenaza con paralizar el fútbol español ante los intentos del Gobierno de auditar las cuentas de la institución que lleva las riendas del fútbol en España. Lo considera “un desmesurado intervencionismo” y habla de "persecución y acoso a un fútbol aficionado cada vez más necesitado, abocado a la desaparición y otras cuestiones que reflejan una animadversión manifiesta hacia un deporte que tantas glorias ha dado a España en los últimos tiempos, en todas las categorías y especialidades del fútbol".

La RFEF ha renunciado desde 2012 a las ayudas que da el Gobierno a las federaciones en base al número de licencias ya que dispone de fondos suficientes gracias a los acuerdos comerciales firmados durante la etapa dorada de la selección. Sin embargo, el punto de la discordia está en el uno por ciento que recibe de la recaudación de la quiniela, un dinero que sobre el papel debe usarse para la mejora del fútbol modesto pero que, según los técnicos del CSD, no está debidamente justificado. Cardenal quiere hacer uso de la Ley del Deporte para conocer el destino de dichos fondos públicos pero Villar se niega en rotundo a dar cuenta de ello.

Para defenderse, además de la amenaza de la “paralización de todas las competiciones”, Villar ha conseguido el respaldo de otros presidentes que tampoco quieren que se conozca el uso dado por sus federaciones del dinero de los españoles. Juntos, han elegido a Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, como rostro visible para lanzar más ataques contra Cardenal. Blanco, tras una reunión del comité ejecutivo del COE, hizo público un comunicado oficial "defendiendo la independencia del movimiento olímpico y del deporte español frente a todo tipo de injerencias", en una clara alusión a las intenciones del presidente del CSD. Su defensa de la opacidad presupuestaria la refrenda también con hechos, ya que su remuneración como representante del movimiento olímpico en España es desconocida dado que el organismo que dirige tan sólo aporta la cifra total de sueldos sin desglose alguno ni el coste de las dietas.

El máximo mandatario de la RFEF también trata de conseguir el apoyo de la UEFA y de la FIFA, a las que ha pedido que destituyan a Cardenal de cualquier cargo que ocupe en ellas –no tiene ninguno- y denunciado una “intromisión ilegítima”. Este último punto puede acarrear serios problemas dada la férrea protección a la independencia de sus federaciones de la que hace gala la FIFA, que ha sancionado por “injerencias políticas” a Nigeria o Grecia, entre otras.

Aunque en este punto Villar tiene una segunda batalla pendiente. La FIFA, inmersa en el proceso electoral para la reelección de su presidente, tiene en marcha investigaciones contra el dirigente español. Tras los reportajes que sacaron a la luz la corrupción que envolvió la elección de Rusia y Catar como sedes mundialistas de 2018 y 2022, la FIFA trató, de manera infructuosa, lavar su imagen con una comisión de investigación.

Dicha comisión, dirigida por Michael García, elaboró un informe de 450 páginas de las que sólo se hizo público un resumen de 42, lo que provocó la renuncia de García por considerarla “errónea e incompleta”. A pesar de ello, se pudo saber que sólo una de las candidaturas que se presentaron se negó en rotundo a aportar información y responder a las preguntas: la española. Rusia, aún destruyendo los ordenadores con información, pasó el particular visto bueno de la FIFA. España, con Villar a la cabeza del silencio, no.

El último movimiento de esta particular guerra es el ofrecimiento de la RFEF de dialogar “con el deseo más sincero de solventar las situaciones existentes en fútbol español". Miguel Cardenal, por su parte, “celebra” el cambio de actitud aunque antes volvió a recordar que la federación debe dejar que se auditen las cuentas e insistió en que la Ley del Deporte le exige hacerlo y "controlar el uso del dinero público y el empleo por parte de las entidades a las que el Consejo Superior de Deportes se lo traslada".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios