www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

El consumidor de la eurozona ha vuelto

lunes 09 de marzo de 2015, 09:35h
La macroeconomía es apenas una ciencia, y tiene una tosquedad instrumental desalentadora. En la construcción del PIB, por ejemplo, deja de lado la contabilidad de los bienes intermedios. El argumento, desde el punto de vista contable, es plausible: No contabilizar dos veces la misma contribución a la producción. Desde el punto de vista del significado económico, no está tan claro. Se dice que el consumo son dos terceras partes (antes se acercaba más al 70 por ciento) del PIB.
Puesto que se identifica el PIB con “la producción”, por un lado, y con “el consumo”, por otro, se obtiene la idea de que la producción depende del consumo y, en términos generales, de “la demanda”. Pero la demanda real, la que mueve la economía, es sólo en una parte pequeña el consumo. La mayor parte es demanda en las etapas anteriores al consumo, aquellas en las que los productos de acercan, sin llegar a él todavía, al consumo.

¿Es bueno o malo que aumente el consumo? El aumento del consumo tiene lugar sólo a costa de un menor ahorro, a no ser que aumente la renta, en cuyo caso podrían aumentar ambos. En Europa estamos ante esa situación; por lo menos por lo que se refiere al consumo.

Esta es la conclusión del informe Eurozone consumer in back, del banco ABN Amro. Comienza por señalar que las ventas al por menor crecieron en Alemania durante el mes de enero un 2,9 por ciento, y que es el cuarto mes consecutivo de aumento. En términos interanuales, los avances se aceleran, de un 4,8 por ciento en diciembre al 5,3 por ciento en enero. Es, creen los redactores del informe, sólo una de las economías de la eurozona que ha vuelto al consumo.

Hay varias razones para ello. Una es la caída de los precios del petróleo, que para un área monetaria importadora supone la liberación de una parte de la renta para otros bienes, o para el ahorro. “Otro de los factores detrás de la recuperación del consumo en el aumento gradual del empleo”, al que España hace grandes aportaciones. Desde el segundo trimestre de 2013, el empleo no ha dejado de crecer, “aunque sea moderadamente”. El PMI del empleo está en niveles de agosto de 2011, y la tasa de paro ha caído del 12 por ciento a mediados de 2013 al 11,2 por ciento de enero. Por último, las condiciones financieras son hoy más fáciles que nunca. Gran parte de estos refuerzos del consumo se van a mantener durante lo que queda de año. Lo del precio del petróleo es un misterio, aunque todo apunta a que seguirán siendo precios moderados.

Por completar este cuadro, planteémonos, ¿qué ocurre con el ahorro? La tasa de ahorro apenas se mueve. Así, según la última nota de Eurostat, que viene acompañada de un gráfico histórico tendido hacial el pasado hasta 2003, se ve que durante el boom el ahorro cayó del 15 al 13,5 por ciento de la renta disponible, rebotó durante los dos primeros años de la crisis, y se ha estabilizado en el 13 por ciento desde 2011. Está en el 13,1.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios