www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA JUNTA DIRECTIVA NACIONAL SÓLO TUVO UNA VOZ

El Partido Popular, ni un foro de debate ni una pandilla de amigos

miércoles 08 de abril de 2015, 12:03h
La Junta Directiva Nacional sólo tuvo una voz. Por A.L.M.
Sala de prensa de Génova durante la intervención de Mariano Rajoy. Efe
Ampliar
Sala de prensa de Génova durante la intervención de Mariano Rajoy. Efe

Mariano Rajoy convocó este lunes a la Junta Directiva Nacional del Partido Popular para imponer unidad y silencio y para componer un producto televisivo en el que el líder es repetidas veces aplaudido y ninguna interpelado, mucho menos por la prensa, nuevamente víctima de la profilaxis a la que acostumbra el presidente.

"Aquí la única discrepancia es ver quién se considera más amigo de Rajoy", dijo irónico Vicente Martínez-Pujalte a su llegada a Génova. Francisco Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid, no acudió. "Se me ha pasado ya la edad de ir de palmero a estas cosas", justificó. 600 fueron los convocados -asistieron en torno a 400- y pocos o ninguno los que confiaban en algo más que una encerrona para exhibir unidad.

Si acaso, Cayetana Álvarez de Toledo. La diputada, en una tribuna en El Mundo, explica lo que le "habría gustado decir" a Rajoy: que el PP "sufre un déficit grave de política", que "no basta con rescatar la economía". Pero no pudo: "Sólo pude escuchar. Cuando el presidente acabó de hablar se dio, abruptamente, el acto por concluido, sin que ninguno de los asistentes pudiera tomar la palabra".

La Junta Directiva Nacional es el máximo órgano entre congresos y no tenía lugar uno desde hacía dos años. A mes y medio de las autonómicas y municipales, a seis de las catalanas y a ocho de las generales, era ocasión propicia para una discusión extensa y constructiva entre territorios y familias a fin de tener sobre la mesa más ideas o estrategias que la única.

Hay inquietud entre candidatos a dirigir ayuntamientos y regiones a la vista de lo ocurrido en Andalucía. Para ellos, Rajoy tiene como respuesta que hay que vender recuperación y que no permitirá que nadie se desembarace de las siglas o del Gobierno en su propio beneficio. A su juicio, las victorias se deberán a la 'marca PP' y no a los nombres; para los críticos, la 'marca PP' es la razón fundamental del varapalo del 22 de marzo y del que se espera en otros lugares, algunos capitales para la formación.

Los segundos no pudieron aportar su visión, así que sólo sonaron las palabras del líder: "No somos un foro de debate o una pandilla de amigos", manifestó para desacreditar a los nuevos partidos. A tenor de lo ocurrido, la afirmación es incontestable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios