www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

Patricia Romero: “El libro siempre formará parte de mi sistema vital”

viernes 05 de junio de 2015, 08:39h
Patricia Romero, jefe de Producto en Sgel Libros, ha publicado un nuevo cuento, “La Ranita Tocotó", del que firmará ejemplares en la Feria del Libro de Madrid, una tradicional cita que analizamos con ella desde los puntos de vista de editora, comercial y, también, escritora.
Patricia Romero: “El libro siempre formará parte de mi sistema vital”
La escritora Patricia Romero confiesa que empezó a llenar cuadernos desde que era muy pequeña. Sin embargo, fue a raíz del nacimiento de sus hijas, Carla y Ángela, cuando se descubrió recurriendo a la literatura y a sus propias historias para conectar con ellas. Por supuesto, también para apaciguarlas por las noches o con el objeto de que estuvieran entretenidas a la hora de comer. De tal manera que sus escritos dejaron de ser ejercicios intelectuales, poniéndose a prueba su capacidad narradora. “Mis hijas me ayudaron a disfrutar escribiendo”, añade y, precisamente a esa época – a cuando las niñas eran muy pequeñas -, pertenecen muchos de los cuentos que escribió, siempre dulces, con animalitos como protagonistas, aunque la razón de esto último asegura no tenerla muy clara.

Lo que sí está comprobado es que Patricia Romero creció rodeada de libros, sumergida en ellos. La escritora habla incluso de atracones literarios, libros leídos de un tirón sin levantar la vista de sus páginas ni a la hora de comer, olvidándose de todo. Se tratara de premonición o de una decisión consciente, su trayectoria laboral iba a estar marcada en profundidad por los libros. Como editora, comercial o librera. Desde 2008, Romero trabaja en la gran distribuidora y editora Sgel Libros como Jefe de Producto y, por eso, conoce bien el mundo de la literatura, ese mundo que necesariamente ha de estar detrás de cada libro, de cada autor, para que las historias lleguen a los lectores. Pero, ¿qué siente ahora desde el otro lado, el de quien inventa una historia y consigue meter en ella a los que la leen? “El otro lado”, responde, “es aún más incierto, más desconcertante y más cautivador si cabe. Una locura y una maldición porque nada de lo que escribes te parece a la altura de los editores que conoces, de los libreros a los que atiendes, del público que sabes exigente”, responde. En todo caso, afirma que un par de ocasiones tuvo la tentación de cambiar de mundo. Fue en vano. “La palabra bien escrita y mejor editada está bien impresa en mi destino, así que me he rendido a la evidencia”.

De modo que sigue, como cada año, acudiendo a la tradicional cita de la Feria del Libro de Madrid. Aunque esta vez lo haga también como escritora, consciente de la dificultad de seguir ese camino. ¿Es más complicado ahora? ¿Han cambiado los hábitos de lectura? Romero no tiene dudas. “Los hábitos de lectura cambian porque evolucionan. Como evoluciona la sociedad y cuanto la anima”. A pesar de que ese cambio a la escritora le resulte esencialmente bueno y crea que no deberíamos temerlo. “Lo que hay que hacer es interpretarlo adecuadamente y adaptarlo lo mejor posible”. Porque todo cambia, por supuesto la lectura también. “Los cuentos que yo leí de pequeña no tienen nada que ver con los que leyera mi madre y, por supuesto, la forma de leer de mis hijas, no tendrá nada que ver con la mía”, explica. A su juicio lo que debe permanecer es el impulso que tanto a su madre como a ella misma y ahora a sus hijas, les lleve a coger un libro entre las manos. Porque, al final, Romero se muestra convencida de que esa curiosidad, el anhelo por saber y el amor a las letras se mama y se transmite. “Y si en España hoy se lee menos, si se consume menos literatura, independientemente de su formato, es porque se ha perdido esa inquietud”, añade. Para Romero, “Depende de padres y colegios generar en nuestros hijos esa inquietud y permitir que se desarrolle”.

¿En cualquier formato?, insistimos. “Sigo creyendo”, nos confiesa, “en el formato de papel; llamadme romántica pero es una cuestión de emoción. El papel es mejor conductor de la emoción que la pantalla de un ordenador, la tableta o el Smartphone. Es como consumir arte en pixeles o verlo sobre un lienzo original. Es emoción”, concluye.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios