www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DOS VELOCIDADES EN EL PP: CIFUENTES SE OPONE Y PIDE DEMOCRACIA INTERNA

Rajoy prefiere el 'dedazo' porque las primarias son una "moda"

jueves 09 de julio de 2015, 10:34h
La Conferencia Política del PP este fin de semana en Madrid tiene entre sus objetivos debatir propuestas de cara a la redacción del programa electoral, pero el principal es que no se vean grietas, como evento eminentemente promocional que es. Por este motivo, el partido dejará pasar la ocasión de discutir sobre la conveniencia de celebrar primarias en adelante para elegir cargos y candidaturas.

Cristina Cifuentes. EfeMariano Rajoy se niega a acabar con el 'dedazo', fórmula que le encumbró hace ya 12 años, y a dar por tanto a la militancia alguna función más que el pago de las cuotas. El presidente tampoco se esmera en aparentar sensibilidad con esta cuestión. Preguntado por las primarias, opina que "están de moda" y se queda con que "los que las hacen sólo presentan un candidato".

Efectivamente, Pedro Sánchez y Albert Rivera aspirarán a La Moncloa sin haber pasado por las urnas, y Pablo Iglesias ha diseñado un proceso a su medida. Pero las primarias tienen poco o nada de moda. Sin ir más lejos, pasaron por ellas sus principales rivales hasta la fecha, José Luis Rodríguez Zapatero, que le derrotó dos veces, y Alfredo Pérez Rubalcaba.

Hay dos velocidades en el PP. Una, la descrita, con Rajoy como máximo exponente. La segunda la lidera Cristina Cifuentes, que ha garantizado en las últimas horas que hará todo lo que esté en su mano para que en el partido haya democracia interna. Básicamente, recuerda la presidenta regional, porque la calle lo exige y lo ve en el resto de formaciones.

Se complican los pactos
De hecho, una de las condiciones centrales de Ignacio Aguado para habilitar la investidura de Cifuentes fue que de una vez la militancia del PP pueda elegir a sus representantes. La exdelegada del Gobierno emprende una arriesgada estrategia para sacar al partido, y especialmente a Rajoy, del inmovilismo. Si no lo consigue, entiende, las urnas harán el resto.

El PP está lejos de la mayoría absoluta pero no da pasos en la dirección que conduce a los acuerdos; se aísla de las prácticas que han llevado por ejemplo a Ciudadanos a hacerse un notable hueco en el centro-derecha o a llevarse a los más jóvenes de este espectro ideológico, hecho que preocupa de manera especial en Génova pero ante el que no ha habido reacción conocida.

Sectores críticos del PP, empezando por Cifuentes, tratan de decirle a su cúpula que lo que no se haga ahora se deberá hacer de forma dramática y obligada tras un desastre electoral y, más urgente aún, que no está ni siquiera asegurando que una victoria amplia pueda ser suficiente. Todo porque Rajoy no quiere sumarse a la "moda".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios