www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN EN EL MUSEO SOROLLA

Y la luz se volvió tangible con Sorolla

jueves 30 de julio de 2015, 15:06h
La luz, la sombra, el reflejo o el resplandor trasladados al lienzo forman parte de los recursos característicos de la obra de Joaquín Sorolla. Una exposición en el Museo Sorolla explora la función expresiva y compositiva de la luminosidad en la trayectoria del pintor.
Después del baño o La bata rosa, 1916. Óleo sobre lienzo

La hora del baño, Valencia, 1909. Óleo sobre lienzo

“La lumiére c’est la vie. Por lo tanto, cuanta más luz en las pinturas, más vida, más verdad y más belleza”. Lo decía Joaquín Sorolla, uno de los maestros de la luz junto a Turner y Monet.

Practicó la representación de la luz desde sus orígenes como pintor. Insistentemente volvía sobre ella, como así prueban los bocetos a color expuestos en el Museo Sorolla, que dedica una exposición temporal a este característico recurso de la pintura del artista valenciano.

Esas anotaciones de pequeño formato son una pieza fundamental para comprender el proceso creativo, si bien también sirven para dar pistas sobre cuáles fueron sus preferencias y cuáles sus dificultades. Tal es el caso de las vistas nocturnas, de cuyos ensayos quedan piezas como el óleo sobre lienzo pegado a cartón titulado Boulevard de París, de 1885.

Sombra, reflejo y resplandor

El efecto de la luna en un paisaje marítimo o del atardecer en una estancia interior son otras de las escenas que interesan a Sorolla, quien ahonda también en el alter ego de la luz, la sombra. Así lo demuestra en la serie dedicada a barcas a la orilla del mar o a edificios que reflejan sus perfiles en otros tan conocidos como el Alcázar de Sevilla.

El agua fue para los impresionistas un recurso muy socorrido para poner en práctica sus estudios de la luz. Aunque Sorolla procuró desvincularse de ellos, no es menos cierto que se sirvió de estanques y fuentes para abordar la misma cuestión.

El baño en La Granja, de 1907, es un buen ejemplo de otra de sus preferencias temáticas: captar la luz filtrada a través de árboles, cortinajes u hojas. Asimismo, el resplandor del sol también forma parte de los efectos pictóricos que puso en práctica.

El museo concluye el recorrido con un montaje de fotos en las que muestra el trabajo al aire libre de Sorolla, autor de la que él consideró como una de sus mejores obra: Después del baño o La bata rosa, de 1916, culmen de su trabajo en torno a la luz.

Información sobre la exposición:

Lugar: Museo Sorolla

Fechas: del 14 de junio al 18 de enero

Horario: de martes a sábado de 9:30 a 20:00 horas / domingo y festivos de 10:00 a 15:00 horas

Entrada: 3 euros

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

0 comentarios