www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN EN CENTROCENTRO CIBELES

Zuloaga y Falla: 26 años de amistad y mutua inspiración

jueves 24 de septiembre de 2015, 16:32h
Los casi 30 años de amistad de Ignacio Zuloaga y Manuel de Falla han sido resumidos en una exposición en la sede del Ayuntamiento de Madrid formada por pinturas del artista vasco, recortes de prensa, fotografías y una selección de las numerosas cartas que se escribieron.

A Ignacio Zuloaga y Manuel de Falla les unió un país, un tiempo, una generación y, sobre todo, una amistad. El estrecho vínculo que establecieron el pintor y el compositor es objeto de una exposición en CentroCentro Cibeles que repasa los trabajos en los que colaboraron ambos creadores.

Concebida como una muestra que aborda por primera vez, y en profundidad, la relación personal y los proyectos profesionales que desarrollaron en común, el recorrido propuesto conduce al visitante por un montaje compuesto de cartas, recortes de prensa, fotografías y pinturas, entre las que destacan dos retratos de Falla pintados por su amigo. Además, han sido incluidas obras de Eugenio Lucas Velázquez, Manuel Ángeles Ortiz y Pablo Picasso – una serie de litografías para El sombrero de tres picos-.

Según José Vallejo, comisario de la exposición, una de las claves para comprender su amistad está en el abundante epistolario que mantuvieron, pues han sido contadas más de 200 cartas fechadas entre 1913 y 1939, “en las que se traslucen los éxitos, los fracasos, las inquietudes sociales y políticas, las ilusiones o los problemas familiares pero, sobre todo, su forma de ver la cultura española y el arte”.

Su primer contacto data de 1913, cuando la puesta en escena de La vida breve, de Falla, se ve inspirado por prendas enviadas por Zuloaga a su hermano Germán de Falla. En concreto, el pintor les hace llegar mantones, faldas y zahones, las mismas prendas con las que él mismo retrata a sus icónicas mujeres andaluzas, presentes en la muestra en varios lienzos como Lolita.

La admiración de Zuloaga por Goya es uno de los aspectos más interesantes de la exposición pues da cuenta de la influencia que ejerció el aragonés en el vasco llegando a adquirir su vivienda en Fuendetodo, así como versionando su Maja desnuda en Desnudo del clavel rojo, de 1915. El vínculo entre Zuloaga y Falla hay que encontrarlo aquí en la presencia del compositor durante la inauguración de un pequeño museo en la casa natal del autor de las Pinturas negras.

Entre 1919 y 1921, la relación entre ambos se estrecha tras un viaje de Zuloaga a Granada y, ya en 1922, sus vidas vuelven a encontrarse a cuenta de un concurso de cante jondo organizado por Falla, Lorca y Vilchez en el que el pintor participa dotando económicamente los premios del concurso.

Pero, si hay algo que reseñar de sus trabajos de colaboración es la labor desempeñada para El retablo de maese Pedro en 1928. “Es una obra musical de Falla para personajes y títeres, que explora el mundo del teatro dentro del teatro, con libreto inspirado en un episodio de El Quijote”.

Su estreno ese mismo año en París animó a Falla a encargar la realización de la escenografía a su estimado amigo, quien da cuenta de su virtuosismo en esta disciplina si se atiende a la calidad técnica de sus bocetos para los cabezudos de Sancho Panza, El Quijote y el ventero, también presentes en la exposición junto a sus estudios para los decorados y siete marionetas prestadas por el Museo Nacional del Teatro de Almagro.

Cierran el recorrido un dibujo al carboncillo de Sancho, regalo de Zuloaga a Falla, y un manuscrito con dedicatoria, regalo de Falla a Zuloaga.

Información sobre la exposición:

Lugar: CentroCentro Cibeles. Ayuntamiento de Madrid

Fechas: del 24 de septiembre al 31 de enero

Horario: de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas

Entrada: gratuita

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios