www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REUNIDAS 100 OBRAS DEL CENTRO POMPIDOU EN CENTROCENTRO CIBELES

Kandinsky, la abstracción del artista de lo espiritual

lunes 19 de octubre de 2015, 13:32h
Cien obras de Wassily Kandinsky forman parte de una retrospectiva en Madrid que repasa cuarenta años de la producción artística del pintor ruso. El montaje muestra su evolución desde composiciones influidas por el impresionismo y el posimpresioniso hasta la abstracción, el lenguaje pictórico del que fue pionero y que hizo posible la subjetividad en el arte.
  • Amarillo-rojo-azul

    Amarillo-rojo-azul
    1925. Óleo sobre lienzo Donación de Nina Kandinsky, 1976

  • Trama negra

    Trama negra
    1922. Óleo sobre lienzo Legado de Nina Kandinsky, 1981

  • En blanco II

    En blanco II
    1923. Óleo sobre lienzo Donación de Nina Kandinsky, 1976

  • Cielo azul

    Cielo azul
    1940. Óleo sobre lienzo Donación de Nina Kandinsky, 1976

  • Parque de Saint-Cloud, claro

    Parque de Saint-Cloud, claro
    1906 - 1907. Óleo sobre cartón Legado de Nina Kandinsky, 1981

  • Parque de Saint- Cloud

    Parque de Saint- Cloud
    1906. Óleo sobre cartón adherido a cartón Legado de Nina Kandinsky, 1981

  • Schwabing: Sol de invierno

    Schwabing: Sol de invierno
    1901. Óleo sobre cartón entelado Legado de Nina Kandinsky, 1981

  • Ciudad antigua II

    Ciudad antigua II
    1902. Óleo sobre lienzo Legado de Nina Kandinsky, 1981

Todo comenzó en 1910 con Primera acuarela abstracta, de Wassily Kandinsky, artista ruso formado en Rusia, Alemania y Francia, y considerado el padre de la abstracción, una corriente que sumada a otras vanguardias hizo posible el cambio de paradigma del arte, naturalista y retiniano hasta entonces.

Es esa primera obra la que dio comienzo a un lenguaje artístico subjetivo que inauguró una nueva forma de contemplar el mundo; más espiritual que formal, más imaginario que real.

Una retrospectiva organizada por CentroCentro, en el Palacio de Cibeles, en Madrid, permite conocer más sobre este pionero pintor que llevó a cabo una búsqueda constante de nuevas influencias, como se comprueba durante su última etapa en París, donde se deja imbuir por las creaciones de Miró, Picasso o Dalí.

Alrededor de 100 obras, entre pinturas, fotografías y dibujos, procedentes de la colección del Centro Pompidou forman parte de esta exposición de especial interés, según la comisaria Angela Lampe, por tratarse de una muestra “intimista”, ya que la práctica totalidad de las obras reunidas fueron conservadas por el artista, incluso colgadas en las estancias de su casa. “Se trata de trabajos que nunca vendió y que fueron muy apreciados por él, por lo que hay muchas historias personales vinculadas a ellos”.

De lo espiritual en el arte, Wassily Kandinsky (1911)

Nuestro espíritu, que después de una larga etapa materialista se halla aún en los inicios de su despertar, posee gérmenes de desesperación, carente de fe. falto de meta y de sentido. Pero aún no ha terminado completamente la pesadilla de las tendencias materialistas que hicieron de la vida en el mundo un penoso y absurdo juego. El espíritu que empieza a despertar se encuentra todavía bajo el influjo de esta pesadilla. Sólo una débil luz aparece como un diminuto punto en un gran círculo negro. Es únicamente un presentimiento que el espíritu no se arriesga a mirar, pues se pregunta si la luz es sólo un sueño y el círculo negro la realidad.

En opinión de Lampe, también conservadora del Pompidou, es de especial interés el periodo ruso del pintor, sobre todo porque son pocas las obras de esta etapa que pueden contemplarse en España. Además, son unos años de gran trascendencia histórica y personal, pues en 1917 tiene lugar la Revolución rusa y el pintor conoce a su querida mujer Nina.

Su vuelta a Rusia se produjo tras una primera etapa en Munich, donde vio influida su pintura del impresionismo, el puntillismo o el posimpresionismo, como así se aprecia en la obra expuesta en la primera parte de la exposición, cuyo montaje permite al visitante descubrir la evolución del artista.

Influido fugazmente por el constructivismo ruso, Kandinsky volvió sobre sus pasos hasta recalar de nuevo en Alemania, en concreto en la Bauhaus, escuela de arte pionera dirigida por Gropius en Weimar. Fue allí donde el pintor ruso ejerció la docencia y donde también se formaron arquitectos revolucionarios como Mies van der Rohe o Le Corbusier. “De esta etapa datan muchas de sus obras maestras, en las que su abstracción se vuelve más fría, geométrica e intelectual”, cuenta Lampe en referencia a pinturas como su metódica serie de litografías, el lienzo de gran formato Amarillo, rojo y azul, de 1923, o el dibujo preparatorio de Composición VIII, de 1923.

Durante la década de los años 30, Kandinsky pintó sus últimas obras, en las que el pintor se muestra “más alegre y ligero”, explica Lampe. Su paleta se suaviza y el microcosmos de Miró se adueña de unas creaciones en las que el artista continúa explotando las posibilidades expresivas del color y la abstracción como vehículo de liberación del hombre y la espiritualidad.

Información sobre la exposición:

Lugar: CentroCentro Cibeles, Madrid

Fechas: del 20 de octubre al 28 de febrero

Horario: de lunes a domingo de 10:00 a 20:00 horas

Entrada: 11 euros (5 euros los lunes de 10:00 a 20:00 horas)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.