www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INFARMA 2016

Los aceites esenciales "requieren más conocimientos, pero tratan más patologías"

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
jueves 10 de marzo de 2016, 00:56h
Los aceites esenciales pueden ayudar a los más pequeños en dolencias o problemas a los que el medicamento convencional no llega o no es recomendable administrar por razones de edad. Son muy útiles para los niños de corta edad, “se requieren más conocimientos, pero tratan un mayor número de patologías”.
Los aceites esenciales 'requieren más conocimientos, pero tratan más patologías'
Ampliar

“La aromaterapia está porque la gente la demanda y porque los farmacéuticos la aconsejan cuando el medicamento convencional no llega”. Así ha comenzado la ponencia sobre Soluciones terapéuticas en pediatría: los aceites esenciales que ha ofrecido el responsable de Formación de Pranarom España, Alfredo Fernández Quevedo.

Para empezar a entender qué es un aceite esencial, Fernández ha explicado que se trata de “un extracto líquido que se obtiene de plantas y que está muy concentrado”. Y la aromaterapia es la utilización de estos aceites esenciales con una finalidad terapéutica.

Es, por tanto, un método natural que se basa en la actividad de las moléculas bioquímicas que contienen los mencionados aceites esenciales. Ha añadido que para ser terapéutico debe ser “100% íntegro, natural y puro” y que debe ser “botánicamente definido y quimiotipado”.

Del mismo modo, explicar qué es el quimiotipo ha puesto un ejemplo: “No es lo mismo una planta de romero a pie de mar que otro en la montaña, ya que tienen distintos principios activos”. Quimiotipado significa que “todas las moléculas estén perfectamente definidas para conocer sus cualidades y sus contraidicaciones”. Por tanto, ha apuntado el farmacéutico, “si un aceite esencial no está quimiotipado, es decir, que no conocemos todas sus moléculas, no lo podemos recomendar a un niño pequeño”.

Así pues, ¿puede una mujer utilizar un aceite esencial con su bebé? Desde luego que sí, pero hay que saber que “el uso de estos aceites está ligado al consejo farmacéutico”.

¿Qué se puede tratar entonces con aceites esenciales? Es habitual utilizarlos para, recuerda Alfredo Fernández, la tos, amigdalitis, otitis, gingivitis, eritema del pañal, asma, digestiones pesadas, nerviosismo, cólicos del lactante, resfriados o los piojos, entre otras muchas dolencias o problemas.

Para tratar a los más pequeños con aceites esenciales “se requieren más conocimientos por parte del profesional de farmacia, pero tratan un mayor número de patologías” y permiten un consejo personalizado. En cualquier caso, insiste Fernández, es “fácil y seguro”.

Los aceites esenciales en pediatría son el espliego macho (quemaduras, picaduras, heridas) que sirve también si se complementa con el árbol de té y aceite de caléndula para la dermatitis del pañal.

El árbol de té sirve también para tratar la pediculosis (piojos). Sólo hay que diluir en la colonia y aplicar alrededor de las orejas y por la nuca. Si molesta el olor, diluir en el champú y aplicar. Para la micosis, diluir una gota en una cuchara de aceite de oliva y aplicar en la zona de la boca afectada. Si la micosis es en la piel, una cuchara de aceite de almendra con 1 o 2 gotas y aplicar en la zona una vez al día. El árbol de té también bueno contra el molusco contagioso (para todos los casos) y las verrugas, aunque estas son más complicadas.

Una bajada de defensas en invierno se puede tratar con ravintsara, que actúa como antiviral y generador de hemoglobina. Se aplicaría una vez al día y en la planta de los pies. Contra la tos productiva, el resfriado, la gripe o varicela el tratamiento sería más intenso: aplicar tres veces al día en el torax.

La esencia de mandarina es buena para combatir el nerviosismo de los infantes porque es un calmante del sistema nervioso central. Solo tiene una contraindicación: es fotosensible, por lo que se recomienda aplicar por la noche o si no se va a exponer el menor al sol durante unas horas. Esta esencia también es recomendable contra las diarreas y la mala digestión.

Para terminar, la manzanilla romana es muy buena cuando están saliendo los dientes porque es analgésica. Se aplica en las encías.

Con estos cinco aceites esenciales se pueden tratar muchas patologías de los niños.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios