www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La “misión cumplida” de Putin en Siria

EL IMPARCIAL
sábado 19 de marzo de 2016, 11:53h

Vladímir Putin vendió muy bien su intervención en Siria. Aunque no logró eliminar todos los recelos sobre sus verdaderas intenciones, el presidente ruso consiguió instalarse como un actor con el que había que contar en el escenario internacional con vistas a cualquier resolución del conflicto sirio. Un conflicto completamente enquistado que causa miles y miles de víctimas sin cesar y que ha puesto a Europa poco menos que contra las cuerdas al plantearle la mayor crisis de refugiados en las últimas décadas. Ahora a esa misma Europa y a Estados Unidos ha cogido por sorpresa la decisión de Putin de retirar sus tropas en Siria. No obstante, no se va del todo -se mantendrá en el puerto sirio de Tartus y en el aeródromo Hmeymin-, y no se descarta que de la misma manera inesperada pueda volver. Quizá todo dependa de cómo le vaya a Bashar-al-Asad.

Porque es evidente, y esta semiretirada lo confirma, que el principal objetivo de Rusia en su intervención en Siria fue acudir en auxilio de presidente Al Asad. Y que este se lo agradezca. No olvidemos que fuera de la desaparecida Unión Soviética, únicamente hay un país que tenga bases rusas: precisamente Siria. So capa de atacar al Estado Islámico (EI), el Kremlin perseguía proporcionar mucho más que un balón de oxígeno al régimen. Por eso más que combatir al Daesh, Rusia se dedicó sistemáticamente a atacar sin cuartel a los opositores de Bashar-al-Assad. Algo en lo que ha tenido considerable éxito.

Hoy el presidente Al Asad es más fuerte y Damasco, con la inestimable ayuda de Moscú, ha recuperado una parte muy sustancial del territorio que controlaba la oposición. En Siria no deja de jugarse una partida de ajedrez entre Rusia y Estados Unidos y buena parte de Europa, con Al Assad como pieza clave. Y en esa partida, el Kremlin, con el pretexto de combatir al EI, se ha apuntado un tanto reforzando a quien a toda costa quiere en la presidencia. Con un Al Assad más firme, resulta mucho más complicado que abandone el poder, como pretende Estados Unidos. Y, en cualquier caso, esa fortaleza le da ventaja a la hora de negociar, a la vez que le deja a los pies del Kremlin, a quien tendrá de nuevo que recurrir si la oposición retoma territorio. De momento, Putin ha dicho que considera la intervención rusa en Siria “misión cumplida”. ¿Pero acaso ha desaparecido el EI? No, por desgracia sigue rampante. Pero sí, de momento, ha conseguido apuntalar en mucho el régimen de Damasco.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios