www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Unidos Podemos y el 15-M

lunes 16 de mayo de 2016, 08:23h
Pablo Iglesias y Alberto Garzón capitalizaban ayer en Madrid los réditos del llamado “15-M”, coincidiendo con su quinto aniversario. En cierto sentido, es de justicia, por cuanto su germen provino fundamentalmente de elementos de extrema izquierda cuyo fin era el de obtener “de otra forma” lo que las urnas les habían negado. Sin embargo, el 15-M fue más que eso, y más que ellos.

En la madrileña Puerta del Sol y en otros muchos puntos de la geografía española se dieron cita personas descontentas con una endémica situación de crisis a todos los niveles. Corrupción, degradación institucional, desempleo y precariedad económica retrataban -y aún retratan- a la clase política más como parte del problema que de la solución; de ahí la comprensible “indignación”.

Sin embargo, tras la legitimidad de estas demandas se ampararon tics antisistema que todavía perduran; muchos de ellos, anclados en el espíritu fundacional de Podemos. En su haber hay que apuntar el haber sabido constituir en partido político lo que no era sino una inquietud colectiva. En su debe, el sectarismo y la tendencia totalitaria propia de una inspiración bolchevique y, si se quiere, populista y “bolivariana”. La cara del 15-M fue su reivindicación de cambio. La cruz, Unidos Podemos y su proyecto de extrema izquierda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios