www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA GASTRONÓMICA

A'Barra, la sensación de Madrid

viernes 03 de junio de 2016, 09:57h
El restaurante A’Barra, recién inaugurado en Madrid bajo el lema "Sin tradición no hay vanguardia", toda una sensación gastronómica y de punto de encuentro en la capital.
El otro día estuve con mi hermano Luis María en A’Barra, restaurante recién inaugurado, que se ha convertido en toda una sensación en Madrid. Rápidamente él entendió que no se trataba de un nombre de reminiscencias gallegas como parece, sino que se relaciona con el concepto que promueve y también con Navarra.

El origen es La Catedral de Navarra, la empresa de Cayo Martínez, uno de los socios, autor de las mejores conservas vegetales del mercado; el otro es José Gómez “Joselito”, el rey del jamón Ibérico puro de bellota que lo prestigia en todo el mundo. Ambos son dos grandes apasionados de la gastronomía.

En el emplazamiento que tuvo en su día El Bodegón (en el número 15 de la calle Pinar), y tras una completa reforma de sus 700 m2, A’Barra es un gran restaurante de producto y una creación del mismo equipo de promotores, financieros y profesionales, que hace años abrió, en la calle Jorge Juan, Álbora, con dos soles Repsol y una estrella Michelin.

En el nuevo proyecto hay dos personas clave: el director de sala, Jorge Dávila, impulsor, empresario y emprendedor, que actúa como gerente; y al frente de los fogones Juan Antonio Medina, procedente de Zalacaín, quien tiene la máxima responsabilidad como chef ejecutivo del grupo. El servicio es impecable y la bodega cuenta con más de 20.000 botellas y un millar de referencias, de la que se responsabiliza un gran sumiller, Valerio Carrera.

Un lujo en Madrid

A’Barra, fruto de un esfuerzo extraordinario de los promotores, es un local que sería un lujo en Nueva York y, por supuesto, lo es en Madrid aunque todavía está a medio rendimiento.

Sobresale una barra entrando a la derecha, que todavía no funciona y donde 22 personas podrán disfrutar simultáneamente “a la japonesa” de un menú de 14 platos, de la mejor calidad, elaborados y terminados a la vista del comensal. Cocina en directo sobre planchas y brasas a cargo de cinco cocineros y tres camareros.

A continuación, un amplio espacio adaptable que se puede modelar para convertirlo en reservados o lugares para celebrar comidas colectivas. Y una extraordinaria decoración interior, sencilla, donde lo importante es la maravilla de los suelos y de las paredes, de los mármoles y de las maderas.

A la entrada, a la izquierda, una barra para esperar. Y, para entretener dicha espera, una oferta nada desdeñable: jamones de Joselito de 3 añadas distintas, un estupendo Champagne, unos magníficos vinos de Jerez (los aperitivos ideales) y también cerveza.


Entre los platos estrella, he disfrutado de entrantes como el canelón ibérico Joselito, pescados como una excelente receta de rodaballo, carnes como la cabezada Joselito a la brasa y postres como el exótico de mango y yogur. En general, como dice el propio Juan Antonio Medina, “platos limpios con un ingrediente principal, una salsa y una guarnición”. Una buena alternativa es el menú degustación Producto y Tradición, por 65 euros, con dos entrantes, cuatro platos principales y dos postres.

Lugar de encuentro para madrileños y visitantes

A’Barra será un digno sucesor de uno de los restaurantes donde he disfrutado más y he tenido reuniones inolvidables, El Bodegón, que era como la casa o lugar de encuentro para muchísimos madrileños y visitantes, para ir en familia, con los amigos, para comidas de negocio o de celebración.

Estoy convencido que A’Barra, gran restaurante de producto, de cocina tradicional puesta al día en un espléndido escenario, cuyo lema es “sin tradición no hay vanguardia”, será lo mismo y dentro de unos años habrá conseguido que quienes lo visitemos seamos también felices.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios